Voz

Vaya por delante que no soy votante de VOX. Aunque hay cosas con las que estoy de acuerdo de su ideario (también me pasa con Podemos) hay otras muchas que no me gustan como para votarles. Ser socioliberal es lo que tiene. Metiéndome ya en lo que les quiero comentar, nada les descubro, la irrupción de VOX en la política española ha sido como un tsunami y todos, por izquierda, derecha y centro están descolocados. ¿Y cómo se van a recolocar en mi opinión?

Vaya por delante que no soy votante de VOX. Aunque hay cosas con las que estoy de acuerdo de su ideario (también me pasa con Podemos) hay otras muchas que no me gustan como para votarles. Ser socioliberal es lo que tiene.

Metiéndome ya en lo que les quiero comentar, nada les descubro, la  irrupción de VOX en la política española ha sido como un tsunami y todos, por izquierda, derecha y centro están descolocados. ¿Y cómo se van a recolocar en mi opinión?

PP y Ciudadanos van a perder sus votantes más conservadores lo que les va a obligar a pelear entre ellos por el espectro de centro derecha hasta el punto de que, seguramente, dentro de 10 años solo quedará uno (Ciudadanos quiero pensar que parte con ventaja pues son más modernos y actuales que el PP y pueden obtener más  votos que el PP de gente desencantada con el PSOE, máxime con el desgobierno de Sánchez).

VOX, si no demuestran ser extrema derecha, que no lo es al menos sobre el papel, tienen un nicho de votos muy claro y sin competencia, si bien no mayoritario (no más de un 10-15% del electorado), siempre que los partidos mayoritarios no les dé por hacer el inútil más de lo que lo llevan haciendo estos últimos años.

Para PSOE, Podemos y nacionalistas la existencia de VOX es, curiosamente, más preocupante en lo ideológico y social. Hasta hoy, a la derecha la tenían domesticada. Le decían facha, centralista, franquista,…, y la derecha agachaba la cabeza y dejaba que la izquierda y nacionalistas se saliesen con la suya sin discutir ni oponer resistencia ideológica alguna. Pues se les ha acabado el chollo. Ahora hay un partido de derechas sin complejos que les van a decir lo que les parece mal y lo tendrán que escuchar ellos y sus votantes y a lo mejor hay alguno que le parece bien lo que les dice VOX (recordemos que ha obtenido mucho voto obrero en Andalucía). En definitiva el riesgo para la izquierda con VOX es que vienen a discutir su superioridad moral y su poder social y con los nacionalistas es que defienden de modo serio una idea clara de España y de su estructura de Estado  y eso lo están llevando muy mal. ¿Y qué hacen? Tacharles de fascistas y de extrema derecha cuando no lo son (es una derecha conservadora democristiana, no es Fuerza Nueva ni Abascal es Blas Piñar), de que están en riesgo los derechos de las personas cuando no lo están y tratando de movilizar a grupos violentos para crear miedo y alarma social. De poco les va a servir.

Cuanto más los tachen de fachas y más violencia haya por las calles más adeptos a VOX pueden crear y menos a su causa entre los españoles moderados, la grandísima mayoría. A la izquierda le toca, de una vez, ser madura y discutir y debatir  con la derecha de tú a tú, sin tratarla de fascista porque sí. Y si siguen con la alianza antifascista seguirán perdiendo votos. Ellos verán. Respecto a nacionalistas…viven en otro mundo y habría que despreciarles directamente, a ellos y, sobre todo, a las empresas de su entorno. El independentismo durará hasta que ser indepe dé réditos sociales y económicos. El día que ser indepe sea peor que no serlo, dejará de haber indepes. Es simple. Y eso depende de un Estado que defienda la unidad de España, algo que se ha obviado durante décadas y que VOX y Ciudadanos (con algo de menos énfasis) claramente lo proclaman (otra razón de su  ascenso de votos).

Y por concluir, el sábado 6 de diciembre, 40 aniversario de nuestra Constitución, y que yo sepa VOX no invocó a los suyos a ir contra la izquierda, ni hizo ningún escrache a un oponente político, ni organizó ninguna manifa violenta y no metieron ninguna paliza a nadie como al chaval de Vitoria que le han pegado por ser español. Cuando VOX haga algo de eso, me empezaré a preocupar y defenderé su prohibición. ¿Quién es el verdadero fascista?

 


Director de Martínez-Val Abogados