Zaragoza Los vándalos queman unos 1.400 contenedores de Zaragoza desde 2011

Los vándalos queman unos 1.400 contenedores de Zaragoza desde 2011

Los pirómanos han quemado en Zaragoza alrededor de 1.400 contenedores en los últimos ocho años. Cada depósito calcinado cuesta unos 900 euros de media a los zaragozanos por lo que el Ayuntamiento ha gastado más de 1,2 millones de euros en reponerlos. El PP pide a ZeC medidas urgentes y que coloque sensores de detección de humo.

La pasada Nochevieja ardieron diez contenedores en las calles de Nuestra Señora de Salz y Mompeón Motos en Las Delicias
La pasada Nochevieja ardieron diez contenedores en las calles de Nuestra Señora de Salz y Mompeón Motos en Las Delicias

Zaragoza.- Los pirómanos han quemado en Zaragoza alrededor de 1.400 contenedores en los últimos ocho años. Cada depósito calcinado cuesta unos 900 euros de media a los zaragozanos por lo que el Ayuntamiento ha gastado más de 1,2 millones de euros en reponerlos. El Partido Popular ha pedido al Gobierno de Zaragoza que tome medidas urgentes y coloque sensores electrónicos que detecten el humo en estos recipientes.

El portavoz del Partido Popular, Jorge Azcón, ha visitado hoy la zona afectada en el barrio de Las Fuentes y ha alertado del peligro que supone este vandalismo que también afecta a coches y fachadas de edificios. Asegura que con la colocación de sensores, que cuestan unos 90 euros la unidad, a la larga el Ayuntamiento ahorrará dinero al prevenir incendios.

Ha asegurado que son unos sensores que llevan años proponiendo desde el Partido Popular del Ayuntamiento y que el Gobierno municipal de Zaragoza en Común “sólo” ha instalado seis en modelo de pruebas.

Azcón ha apuntado que "no se puede impedir que un vándalo queme un contenedor, pero sí que se pueden tomar medidas para paliar las consecuencias de esos actos y para perseguir a quienes los cometen".

Ha insistido en que "el Partido Popular lleva años planteando soluciones relacionadas con la seguridad como la videovigilancia, pero también con la prevención a través de la instalación de sensores que detectan el aumento de la temperatura y permiten actuar a los bomberos antes de que se produzcan los daños".

“La lacra del vandalismo y de la quema de contenedores en la ciudad tiene solución. Lo que es necesario un equipo de gobierno que tenga las ganas de ponerse a trabajar y de solucionar un problema real, que afecta a los ciudadanos de Zaragoza”, ha señalado.

En la pasada Nochevieja ardieron otros diez contenedores en las calles de Nuestra Señora de Salz y Mompeón Motos en el distrito de Las Delicias. La pasada semana, los vándalos también prendieron fuego a siete depósitos en los barrios de San Juan de Mozarrifar y San Gregorio.