aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Miércoles, 12 de diciembre de 2018
Tribuna Digital

15/9/2018

¿Adopciones a las carta?

José Carlos Fuertes Rocañín

Los titulares no han podido ser mas llamativos, y también mas injustos. "En Zaragoza unos padres devuelven a una niña india adoptada, porque la edad no era la que ellos habían pedido". Los que nos hemos interesado por el caso hemos visto que esa noticia, contada de esa manera, ha sido una mentira cruel y una forma torticera de relatar una realidad mucho más compleja y con muchas aristas.

Lo que ha pasado realmente, al menos es la información que tengo, es que unos padres, llenos de ilusión y cariño han adoptado a una niña. A estos padres se les ha engañado vilmente y la niña no tenía los 7 años previstos y para los que ellos fueron considerados idóneos, sino 13 años. Además, la criatura presentaba una serie de trastornos de conducta que los padres adoptantes intentaron paliar y reconducir. Al verse superados y desbordados por las circunstancias, buscaron ayuda en los servicios de atención a la infancia de la Comunidad. En vista de la evolución y de la incapacidad que tenían para ejercer adecuadamente la patria potestad, estos padres van a compartir la guardia y custodia de la menor con las entidades públicas habilitadas para ello, donde expertos en la materia tomarán, por ahora, las decisiones claves sobre la menor y ejercerán una tutela sobre ella. Es muy diferente verlo así, ¿verdad?

Adoptar un niño es un acto de generosidad y de filantropía. He conocido profesionalmente a suficientes parejas adoptantes como para saber que en su inmensa mayoría son personas estables, equilibradas, reflexivas, que saben el compromiso que adquieren. Son parejas ilusionadas y deseosas de tener su primer hijo e incluso a veces otro hijo más, y de ayudarle a que este llegue a la vida adulta y pueda disfrutar de autonomía plena.

No he visto nunca parejas adoptantes que renuncien a continuar la adopción por egoísmo, capricho o comodidad. Puede que las haya, yo no las conozco. Tampoco he visto parejas que rechacen una adopción porque no les "encaja" el niño o la niña que viene, a veces incluso, aun cuando este les llega en situación precaria física y emocionalmente. Al contrario, esas parejas, cuando el menor entra en el hogar, se desviven por darle lo mejor e intentan poner un bálsamo de amor y comprensión en sus heridas emocionales, y, a veces, también en las físicas.

Dicho esto, hay que reconocer una realidad por dura que sea. Existen menores extremadamente difíciles, a veces incluso menores que sufren una enfermedad psíquica producida por factores diversos que van desde la genética, hasta carencias afectivas, alimentarias, educacionales, contacto con tóxicos, y un largo y demoledor etcétera. Cuando eso ocurre, por mucha ilusión y amor que se tenga y se esté dispuesto a dar, hay que buscar una solución razonable, prudente y siempre en beneficio del menor, sobre todo cuando lo que llega al nuevo hogar es un adolescente, y no un infante, y cuando la experiencia que tenemos es muy limitada, cuando no inexistente.

Me criticaba, sin duda de forma constructiva, la presidenta de la Asociación Aragonesa de Padres Adoptantes, cuando en el programa de Antena 3 "Espejo Público", donde colaboro habitualmente, realice unas afirmaciones que, según ella, eran estigmatizantes para la menor en cuestión, al afirmar que los padres de este triste caso no "podían" con ella. Que con toda probabilidad estábamos ante una adolescente con trastornos del comportamiento, y que no era solo su edad, sino las alteraciones conductuales las que los llevaron, muy a su pesar, a pedir ayuda y a compartir, por el momento, su guardia y custodia.

La protección de un menor no es ocultar su situación anímica y emocional, sino a pesar de ella, ayudarle a mejorar y a madurar. El estigma viene de la desinformación y del rumor, nunca de la transparencia. El daño hay que evitárselo al menor, faltaría más, pero también a unos padres que lo único que han pretendido es eso: ser padres.

Cuando un ser humano sufre un defecto en su armonía biológica y en su desarrollo emocional importante, hace falta recurrir a especialistas, que, además de afecto, den ciencia; además de cordialidad, marquen pautas; además de tolerancia, pongan límites y le ayuden a conseguir una maduración adecuada de su personalidad.

Nos duela o no, nos guste o no, dar prioridad a la protección de un menor no debe ser, en mi opinión, caer en un buenismo tan innecesario como inútil y negar una realidad por dura y ácida que esta sea.

Proteger a los menores es poner los puntos sobre las íes, y en lugar de ocultar el problema, clarificar lo que está pasando con determinadas adopciones y la forma en la que estas se llevan a cabo. El informar prudentemente y salvaguardando siempre la identidad del menor no es dañino. Lo perjudicial es callar, ocultar, transigir y, pasado un tiempo, volver a tener otra situación similar.


*Médico Psiquiatra y Vicepresidente de la Sociedad Aragonesa de Psiquiatría Legal y Ciencias Forenses
11
comentarios
  • 11|Fran dijo
    NO les han dejado ser padres, y en su derecho están de que puedan serlo. Menos sensacionalismo en los medios, que ya está bien, yo no meto en mi casa a semejante especímen.
  • 10|TEre Azcona dijo
    Más profesionales que se deban a su código deontológico es lo que debería haber en Servicios Sociales, no me digas que esto no debería haber transcendido
  • 9|Juanjo22 dijo
    Que la manden a la India, que allí está muy bien
  • 8|HUGO M. dijo
    ¿Y si somete a los padres a malos tratos hay que aguantarlo? O sea con 13 años y siendo un bicho tal, ¿qué haces? Porque si es de tu sangre le pegas 4 bofetadas, pero esta moza con 13 años está resabiada y fijo que los denunciaba
  • 7|Mercedes dijo
    Perfectamente entiendo a esos padres que se ven desbordados por las circunstancias, no sé quién filtraría la información pero ya les vale hacer juicios de valor sin saber qué ocurrió realmente
  • 6|Julia dijo
    Yo creo que hubiera hecho lo mismo que ellos, lo que deben hacer es denunciar a todos los que les acusan de que no puedan volver a adoptar. Ellos no son culpables de la sarta de mentiras para traerse a este monstruo a casa
  • 5|Unai dijo
    Me parece muy bien lo que han hecho esta pobre pareja, no me digas que a semejante diablo no se puede tener en casa, anda para su páis
  • 4|Xena dijo
    y ya si eres soltera o soltero ni te cuento los problemas para adoptar
  • 3|federico t. dijo
    lo de las adopciones es un tema complicado y además con muchas trabas, quizá demasiadas, porque luego hay parejas descerebradas y sin talento que tienen hijos y gente realmente capacitada pero que por lo que sea no pueden tener hijos y a los que se les pone muuuchas trabas para adoptar
  • 2|Asterix dijo
    hombre es que no es lo mismo adotpar a una niña de 7 años que de 13, entiendo que los padres adoptivos puedan quejarse, están en todo su derecho, si quieren ser padres les gustaría ser padres desde que el hijo adoptado sea lo más pequeños posible, con 13 años la niña ya vendría "aprendida" de casa.
  • 1|Sandra dijo
    Sr,José Carlos Fuertes Rocañín Empezamos mal, muy mal, Usted dice: "Adoptar un niño es un acto de generosidad y de filantropía. " Nada más lejos de la realidad; es más si usted va a Servicios Sociales de su CCAA y dice que quiere adoptar porque quiere ayudar a un niño sin familia, y que lo hace por generosidad y filantropía, usted recibiría un NO IDONEO rotundo. Se adopta en la gran mayoría de las veces, por la misma razón que se en la mayoría de las veces se quieren tener hijos biológicos. Para ser padre o madre. Olvídese de la generosidad y la filantropía en adopción. Eso queda muy bien pero no es la realidad. Ah, y no hay nada de malo e? Desear ser padre o madre es maravilloso, no hay nada que reprochar ! Pero eses buenismo de los padres y madres adoptivos .... ya vale. Esto de que ....lo que han hecho por él y mira como les paga...dejémoslo para los años 50. Aquí fallan los técnicos que "preparan" a las familias adoptivas, que con sus expectativas creen que un niño que va a ser adoptado no tiene pasado, y que el amor lo cura todo. En fin, discúlpeme pero en este tema le veo yo muy muy verde. Una madre adoptiva
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
El Tirol. Alpes. Alemania.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra