aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Lunes, 15 de octubre de 2018
Tribuna Digital

24/9/2018

Tesis doctorales, másteres y otras insólitas chapuzas

José Carlos Fuertes Rocañín

He estado escuchando todos estos días, con sorpresa e indignación, que la falsificación de los currículos académicos de algunos de los políticos que están actualmente en el candelero no es un problema grave.

Hemos oído todos que lo importante son los “otros problemas” que tiene el país como: el secesionismo catalán, la mejora de las pensiones, la disminución del paro, el conseguir una solidaridad europea real con el grave problema de la emigración (ahora llamada curiosamente migración), la lacra de la violencia de género, etc. Y siento decir que discrepo, profunda y radicalmente con esa opinión. La mentira en todos, y más en los gestores de lo público, es un tema de gran calado práctico y ético.

El que una sociedad acepte la farsa y el fraude como algo natural, inevitable y poco relevante, dice mucho y malo de esa sociedad. El que se eche tierra en la investigación de esos dislates académicos es un síntoma más de la anestesia social que padecemos. No dar importancia a la estafa de un currículo es aceptar, lisa y llanamente, que esa práctica no es ni ética ni legalmente inadecuada y, por lo tanto, en cierta manera es legitimarla.

Yo hice mi tesis doctoral en el año 1992 en la Universidad de Valladolid, simultaneándola con mi trabajo entonces como jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital Militar de Burgos. Fueron tiempos duros por un lado y atractivos por otro. Era un reto, humilde, pero un reto que me había propuesto conseguir.

La satisfacción que obtuve cuando pasado el tiempo conseguí mi suficiencia investigadora “cum laude” fue algo muy especial. Me había demostrado a mí mismo que tras más de dos años de investigación, y otro de confección y análisis de los datos, presentaba a la sociedad científica un humilde pero original y digno trabajo, y ella lo aceptaba y valoraba.

Toda esa tarea me sirvió, primero, para aprender a investigar, pero también para aumentar mi paciencia, mi prudencia y, sobre todo, mi humildad. Aunque ya era entonces especialista en Psiquiatría y había ganado tres oposiciones a la función pública, en ese momento volvía a ser un alumno dispuesto a obedecer a mi director-profesor y a seguir dócilmente todas sus pautas e indicaciones. Cuando acabé ese esfuerzo me sentí muy orgulloso de mi trabajo y deseoso de que todos lo leyeran y criticaran. También estaba agradecido a mi director y a mis compañeros de la cátedra de la Universidad de Valladolid por su apoyo y confianza. Ya tenía algo más, para mí muy importante en mi currículo: “La venia docendi”.

El que la llamada clase política falte la verdad y no pase nada es un peligroso y demoledor ejemplo para las nuevas generaciones, a las que se les inocula un veneno altamente tóxico. Generaciones a las que se les dice que con la trampa se consiguen los objetivos y que “el fin sí justifica los medios”. Así se estimula a la picaresca en su peor acepción y se anima a la marrullería y el cambalache sucio.

“Las palabras son enanos, los ejemplos son gigantes”, dice un proverbio chino, muy adecuado para esta reflexión. Los que gobiernan deberían ser, teóricamente al menos, los mejores en casi todo. Lo que no es de recibo es que además de no ser los mejores sean unos filibusteros y malandrines. Eso es intolerable, no olvidemos también lo que dice la conocida frase evangélica: "Quien miente en lo poco, miente en lo mucho".

Que cada uno saque sus propias consecuencias, pero luego no nos rasguemos las vestiduras, si vemos incoherencia, hipocresía, falsedad y trampas. Es lo normal cuando se toleran sin rechistar que se nos engañe burda y llanamente en algo, quizá no muy relevante desde la óptica práctica, pero muy importante desde la perspectiva ética.

www.josecarlosfuertes.com


*Médico Psiquiatra y Vicepresidente de la Sociedad Aragonesa de Psiquiatría Legal y Ciencias Forenses
12
comentarios
  • 12|JOSE RODRIGUEZ BENITEZ dijo
    Se pasan de uno a otro sea del partido que sea y aqui no pasa nada si eso es normal que venga dios y lo veo todo muy LAMENTABLE .-
  • 11|Marta dijo
    Estoy de la trama de los títulos hasta las narices, todo el mundo miente en los CV, pero es que encima si te dedicas a la política o bien, cargos públicos, yo creo que es demencial. Esperad y aguardad a que miren los niveles de idiomas, vamos a alucinar todos.
  • 10|Marcos dijo
    Desde mi punto de vista, yo creo que se le da demasiada importancia a los títulos, ojo, que como cualquier hijo de vecino el falseo de títulos me parece de traca, pero creo que se da demasiado bombo al poseer una carrera. Señores, no hace falta tener un título universitario para ser un buen trabajador, si no honradez, ganas de trabajar y ser buena persona.
  • 9|Pepín dijo
    La mentira es la mayor virtud de hoy en día
  • 8|Diego Sanz dijo
    más que chapuzas diría yo engaños, qué manera de mentir por sus currículos, que vergüenza
  • 7|Michel dijo
    Y lo peor de todo es que hay gente que sí que se lo saca con esfuerzo y le supone un coste económico como para tener que hacer mucho sacrificio
  • 6|Teresita Martínez dijo
    Felicidades por ser honesto con su trabajo y formación, ya queda muy poca gente así
  • 5|Lili M. dijo
    No doy crédito a nada de lo que está pasando, que poca vergüenza
  • 4|Gorka dijo
    A eso hemos llegado, a pagar por las titulaciones. Una vergüenza
  • 3|M. G. dijo
    Lo único que va a pasar es que se no se dé crédito a los másteres de las personas que sí que se lo han sacado
  • 2|Ignacio Melero dijo
    Jolín, vaya panorama que tenemos y que pase la cosa como sin nada, yo alucino
  • 1|Rubén dijo
    No puedo estar más de acuerdo, nos parece que mentir en tales términos es algo normal??
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine