aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Sábado, 20 de octubre de 2018
M. Ambiente

28/9/2018

Divertirse mientras se erradica la despoblación y la discapacidad sí es posible

La despoblación es un problema que sufren muchos municipios aragoneses. Sierra de Albarracín es una de esas zonas y, para erradicarla, ha nacido la Semana Verde, un proyecto de Albarracín Aventura que pretende unir a gente de la zona y visitantes para dar a conocer la comarca. Además, cuenta con tirolinas o gymkanas para todas las edades.
Ángela Vicente Galindo
El parque dispone de tirolinas, gymkanas, paseos a caballo o excursiones locales
El parque dispone de tirolinas, gymkanas, paseos a caballo o excursiones locales

Zaragoza.- Aprender y además hacerlo en un medio natural rodeado de naturaleza debería de ser algo primordial en el desarrollo de cualquier alumno. Es por ello que uno de los principales activos para desarrollar este tipo de actividades son los parques de aventuras, lugares en los que realizar deporte, trabajar la mente, poder correr en la naturaleza o divertirse también en familia. Suelen ser zonas de varias hectáreas, rodeadas de naturaleza y que congregan tirolinas, campos para paintball, zonas de descanso para comer, espacio para acampar o cabañas para dormir e incluso rutas para montar a caballo o pasear.

Aragón está repleto de ellos, el parque de la Gabarda, situado en la comarca de Los Monegros, o Biescas Aventura, ubicado cerca de esa localidad oscense, son solo algunos ejemplos. Uno de lo más recientes, y que más apuestas sociales realiza es Albarracín Aventura. Este parque turolense nace, sobre todas las cosas, para ofrecer la posibilidad a los alumnos de centros educativos de Primaria y Secundaria de combinar deporte y naturaleza. Sin embargo, otras de sus apuestas son la despoblación o superar las discapacidades físicas y adaptándose a las necesidades de cada visitante.

Esta zona, de siete hectáreas de tamaño, pretende despertar entre el alumnado el interés por el medio rural, desarrollar valores como el respeto, la convivencia, la sociabilidad o la creatividad. Como los anteriormente mencionados, posee tirolinas, tiro con arco, gymkanas, talleres de alfarería, rutas o visitas a la zona.

Igualmente, Albarracín Aventura está pensado para que las empresas de los alrededores también se nutran de estas visitas. Por ello, además de convertirse en un parque “de paso”, Albarracín Aventura trae consigo un proyecto más ambicioso: la Semana Verde, que nace gracias al convenio entre la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, junto con Rock and Go Eventos y Albarracín Aventura.

Para el director del parque, Ernesto Agustí, “la Semana Verde está organizada para que los niños disfruten del deporte, de la aventura, de la naturaleza y que vuelvan a casa con un sentimiento hacia el medio ambiente, basado en el respeto y la sostenibilidad”. Son 3, 4 o 5 días de desconexión, donde los alumnos de Primaria y Secundaria podrán alojarse en los apartamentos turísticos “La Harinera”, situados en Torres de Albarracín.

El proyecto La Semana Verde se presentó el pasado mes de octubre
El proyecto La Semana Verde se presentó el pasado mes de octubre

Lucha contra la despoblación

Sin embargo, algo por lo que también destacan Albarracín Aventura y la Semana Verde es por dar un paso más en la enseñanza de idiomas. “Este año ofrecemos como novedad un programa de inmersión lingüística en varias actividades, en este caso en inglés, ya que muchos centros lo habían solicitado”, explica Agustí.

Sin embargo, Albarracín Aventura tiene una misión mucho más especial. Concretamente, se ubica en las inmediaciones del pueblo turolense de Torres de Albarracín, cerca de Orihuela del Tremedal y de Tramacastilla. Esta localidad tiene una población de unos 170 habitantes, aunque en los últimos años se ha recuperado. Por su parte, la Sierra de Albarracín, donde se ubican todos estos pueblos, supera escasamente los 5.000 habitantes.

“Ver nuestros pueblos cada vez más despoblados es muy triste, por eso enfocamos este parque multiaventuras como una oportunidad para ayudar a reducir la despoblación”, explica el director del mismo, Ernesto Agustí. Si bien es cierto que por sí mismo no esperan atraer gran cantidad de población, el objetivo es que “conozcan la zona, se enamoren y vean todo lo que puede ofrecer”.

Por eso, los alumnos que participan en la Semana Verde, o las familias que visitan el parque, tienen una amplia oferta de actividades que incluye a comerciantes o empresarios de la zona. Poder participar en talleres de alfarería, visitar secadores de jamones y queserías o probar productos típicos “incluye a la gente de la zona en el aprendizaje de todos los alumnos y les proporciona también aprendizaje a todos ellos”, asegura Agustí.

Sin embargo, la mayor inmersión viene gracias a los niños residentes en la zona. “Cuando hago andadas o visito el monte con mi sobrina de nueve años me doy cuenta de que sabe todo acerca de la naturaleza”, explica el director del parque, “conoce los tipos de plantas o los animales que habitan las laderas”.

Ernesto Agustí es el director del parque Albarracín Aventura
Ernesto Agustí es el director del parque Albarracín Aventura

“¿Quién mejor que los niños de estos pueblos para explicar a los de fuera toda la riqueza de la Sierra de Albarracín?”, se pregunta Agustí. En este sentido, la misión consiste en reunir tanto a unos como a otros para que se transmitan conocimientos. “Como unas colonias”, explica el director.

Discapacidad y sostenibilidad

Otra de las misiones de Albarracín Aventura es superar los escollos de la discapacidad física. El parque “está abierto a todo el mundo, mayores y pequeños y hasta para personas con discapacidad física”, informa Ernesto Agustí. “Los circuitos están adaptados y todo el mundo puede divertirse”, asegura.

Por ello, se divide en zonas amarillas, verdes y azules, destinadas a diferentes alturas y capacidades. La amarilla, para menores de entre 1,15 y 1,35; la verde para quien mida más de 1,35 y la azul para alturas superiores a 1,55 metros. Las actividades que componen la Semana Verde están diseñadas por expertos y se adaptan a las capacidades y aptitudes de los participantes.

8
comentarios
  • 8|Beni dijo
    Los crios que viven en el campo son sin duda niños más abiertos de mente y mucho más espabilidos. Seguro que con esta actividad, se aprende y estimula mucho
  • 7|Nuria Perez dijo
    Lo importante es que pueden acogerse todos los niños, aunque exista discapacidad, y eso es para darle un 10
  • 6|UNAI dijo
    seguro que la propuesta marcha a las mil maravillas... mucha suerte
  • 5|HOLY dijo
    Esto en nuestros tiempos de estudiantes no existía, anda que no tienen cosas majas ahora y es cuando más fracaso escolar hay... esto no hay quien lo entienda
  • 4|Vero Lorente dijo
    ojalá lo puedan ampliar a más idiomas, que solo el inglés queda un poco escaso
  • 3|KIKE P: dijo
    Muy buena iniciativa, dónde mejor que el campo para aprender
  • 2|FRAN dijo
    Hombre, la verdad es que parece una actividad muy atractiva pero no al alcance de todos los bolsillos, no sé si habrá posibilidad de becas de alguna forma
  • 1|Lucrecia dijo
    Me parece una buena propuesta para los críos, divertirse y aprender a la vez.
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Vicente Franco Gil

Vicente Franco Gil

50 años de revolución

En este año se cumple el cincuentenario de dos revoluciones antagónicas que, de alguna forma, han marcado el curso de la historia. Una la de mayo del 68, que segregó del acto procreativo matrimonial, mediante métodos anticonceptivos, el mero goce sexual; y otra, la que apoyó la transmisión de la vida humana en el seno conyugal soslayando impedimentos espurios, reafirmada en la encíclica “Humanae Vitae” del Papa Pablo VI, hoy declarado santo.