aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Sábado, 20 de octubre de 2018
Cultura

9/10/2018

El Palacio de Sástago acoge la colección Santamarca, una de las mejores de pintura de España

El Palacio de Sástago de la DPZ acoge la colección Santamarca, una de las mejores de España. Una antología formada por casi un centenar de obras, entre las que destacan seis escenas de Goya que podrán verse por primera vez en Zaragoza. Podrá visitarse hasta el 6 de enero y la mayoría de sus obras han sido poco expuestas en el país.
Itziar Cortés Rodrigo
La muestra ofrece una selección de pinturas de las escuelas española, flamenca, italiana y holandesa

Zaragoza.- El Palacio de Sástago de la Diputación de Zaragoza acoge la colección Santamarca, una de las mejores colecciones de pintura de España. Se trata de una antología formada por casi un centenar de obras entre las que destacan seis escenas que Goya pintó dentro de la serie “Juegos de niños” y que podrá verse por primera vez en Zaragoza.

La muestra ofrece una selección de pinturas de las escuelas española, flamenca, italiana y holandesa que abarcan desde el Barroco hasta el Romanticismo. Una buena opción para disfrutar de la cultura durante las Fiestas del Pilar, destacan desde la DPZ. La muestra podrá visitarse hasta el 6 de enero.

La exposición ha sido organizada en colaboración con la Fundación Fusara, cuya intención siempre ha sido el mantenimiento y la puesta en valor de las obras, tal y como ha apuntado el director gerente de la Fundación Fusara, Ignacio Olmos. 

Historia de la colección 

La colección Santamarca se formó durante la segunda mitad del siglo XIX por el entusiasmo del banquero y conde Bartolomé de Santamarca (1806-1874), quien, a diferencia de sus contemporáneos, no sólo adquirió piezas de los siglos pasados, sino que también patrocinó a pintores coetáneos como los hermanos Antonio y José de Brugada o Jenaro Pérez Villaamil. A su muerte, el conde se la transmitió primero a su viuda y después a su hija Carlota, duquesa de Nájera y condesa de Santamarca, quien, viuda y sin descendencia, la cedió al asilo Santamarca para niños huérfanos que ella misma había creado.

El palacio de los Santamarca en la calle Alcalá de Madrid no pudo conservarse y su solar fue incorporado en 1927 al edificio del Banco de España. Sin embargo, un año después los albaceas testamentarios de la condesa terminaron de construir un colegio asilo en el barrio de La Prosperidad que desde entonces ha sido la sede de este magnífico conjunto de pinturas.

Los avatares sufridos por la colección durante la Guerra Civil, el temor a los robos y el enorme coste que conllevaba gestionar de modo adecuado todo ese rico patrimonio hicieron que la colección Santamarca cayera en el olvido y que los seis cuadros de Goya de la serie "Juegos de niños" se dieran por desaparecidos. Sin embargo, en 1984, una exposición de parte de sus pinturas en el Banco Exterior de España permitió el redescubrimiento de este conjunto de obras de arte.

Más de 30 años desde la última gran exposición  

Más de 30 años después de aquella muestra, una antología de la colección Santamarca vuelve a estar al alcance del público, esta vez en el palacio de Sástago y bajo la dirección técnica y científica del comisario de la exposición, Wifredo Rincón, y del coordinador de Proyectos y Difusión Cultural de la Diputación de Zaragoza, Ricardo Centellas.

En total se exponen 98 pinturas repartidas por 11 espacios distribuidos por las dos plantas del palacio de Sástago. A ellas se suman un espléndido busto póstumo del primer conde de Santamarca labrado en mármol de carrara en París en 1876 por el escultor Adam Salomón y una bella mesa de aparato producida en Italia en el siglo XIX confeccionada a base de madera dorada, mármol y escayola pintada.

Además, el público va a poder contemplar las pinturas en todo su esplendor gracias a que durante los últimos años se ha llevado a cabo una importante labor de restauración de los cuadros que ha corrido a cargo del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE). A pesar de que anteriormente ya se habían ido haciendo trabajos de conservación, muchos lienzos sufrían roturas, craquelados, levantamientos y faltas de materia pictórica. Algunos presentaban además restauraciones antiguas que distorsionaban la percepción visual de las pinturas, así como oxidaciones de barnices y destensados de los lienzos.

Una tela inédita del aragonés José Leonardo 

Por otra parte, la exposición que se inaugura mañana aporta novedades importantes en la catalogación de las pinturas de la colección Santamarca y exhibe una tela inédita del pintor aragonés José Leonardo (Calatayud, 1601- ¿Zaragoza?, antes de 1653). Se trata de una obra maestra de la pintura madrileña de la generación de Velázquez, de gran formato –189 x 247 centímetros– que representa a Moisés haciendo brotar agua de la roca de Horeb, un tema iconográfico poco habitual dentro del arte español.

La composición del cuadro es compleja y posee un cuidado dibujo, así como la variedad exigida por los tratadistas. Se relaciona formal y estilísticamente con otra obra maestra del bilbilitano: la "Serpiente de metal", propiedad de la Academia de San Fernando.

El lienzo fue fechado por Diego Angulo y Alfonso E. Pérez Sánchez hacia 1635-1640, una época importante, pues en 1635 Leonardo fue invitado a colaborar en la pintura de la serie de batallas del salón de reinos del palacio del Buen Retiro, hoy en el Museo del Prado.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Aragón Estrena
Vicente Franco Gil

Vicente Franco Gil

50 años de revolución

En este año se cumple el cincuentenario de dos revoluciones antagónicas que, de alguna forma, han marcado el curso de la historia. Una la de mayo del 68, que segregó del acto procreativo matrimonial, mediante métodos anticonceptivos, el mero goce sexual; y otra, la que apoyó la transmisión de la vida humana en el seno conyugal soslayando impedimentos espurios, reafirmada en la encíclica “Humanae Vitae” del Papa Pablo VI, hoy declarado santo.