aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Sábado, 20 de octubre de 2018
Sucesos

10/10/2018

Muere una mujer tras ser atropellada en el barrio Oliver

Una mujer de 73 años, A.P.L.G., ha fallecido tras ser atropellada este martes en la calle Antonio Leyva, en el barrio Oliver, después de ser trasladada en ambulancia hasta un centro hospitalario. El conductor del turismo arrojó un resultado negativo en la prueba de alcoholemia. Los hechos tuvieron lugar a las 19.30 horas.
Redacción
El suceso ha ocurrido en la calle Antonio Leyva. Foto: @policiazaragoza
El suceso ha ocurrido en la calle Antonio Leyva. Foto: @policiazaragoza

Zaragoza.- Un atropello en el barrio Oliver ha dejado este miércoles una persona fallecida. En concreto, una mujer de 73 años, A.P.L.G., que moría tras ser trasladada en ambulancia hasta un centro hospitalario. 

El conductor del turismo, M.A. de 45 años, arrojó un resultado negativo en la prueba de alcoholemia. 

Los hechos tuvieron lugar en la calle Antonio Leyva, este martes a las 19.30 horas. Las causas del accidente se están investigando.

2
comentarios
  • 2|Antonio dijo
    Una desgracia, qué pena por parte de los dos, la pobre mujer y el conductor.
  • 1|Marta dijo
    Madre mía que amargura, pobre mujer. Que fiestas llevamos.
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Vicente Franco Gil

Vicente Franco Gil

50 años de revolución

En este año se cumple el cincuentenario de dos revoluciones antagónicas que, de alguna forma, han marcado el curso de la historia. Una la de mayo del 68, que segregó del acto procreativo matrimonial, mediante métodos anticonceptivos, el mero goce sexual; y otra, la que apoyó la transmisión de la vida humana en el seno conyugal soslayando impedimentos espurios, reafirmada en la encíclica “Humanae Vitae” del Papa Pablo VI, hoy declarado santo.