aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Jueves, 13 de diciembre de 2018
Tribuna Digital

28/11/2018

A vueltas con la salud mental

José Carlos Fuertes Rocañín

Mientras los políticos siguen con sus peleas e incoherencias, y algunos de los más influyentes medios de comunicación con su sensacionalismo, a los ciudadanos se nos advierte por la OCDE de que la “salud mental” es el gran problema de la Europa del siglo XXI.

En un sugestivo e impactante informe, conocido como “Health at a Glance: Europe 2018”, se afirma que, en el año 2016, uno de cada seis habitantes europeos tuvo algún problema de este tipo y que, en el año 2015, cerca de 84.000 personas murieron por esta razón. 

A la luz de los datos, el deterioro de la salud mental de los europeos es imparable y, como se dice coloquialmente, nuestros gestores y líderes sociales, “a por uvas”; es decir, preocupados y ocupados por salir en la foto, proponer sistemas de gobierno novedosos, mirándose el ombligo y dando más pena que gloria.

Además, este alarmante y contrastado informe nos advierte de que el coste directo de los problemas de salud mental en España es del 4,2 del PIB (45.000 millones de euros aproximadamente), cantidad importante. Por último, se nos informa también de que, en España, la enfermedad mental por excelencia es la ansiedad. 

Pero, en mi opinión, poca importancia se les da en nuestro país a los problemas de salud mental. Quizá porque el estigma está muy presente, o porque se sigue percibiendo como enfermedades diferentes y con criterios de tratamiento poco resolutivos o, simplemente, por ignorancia, el peor mal de los males. 

Las enfermedades psíquicas hacen sufrir a muchas personas (al enfermo, a su familia y a veces a la sociedad en su conjunto). Las enfermedades mentales conllevan una carga injusta de incomprensión y rechazo social y son trastornos que se siguen ocultando, “maltratando” y creando sentimientos contradictorios, incluso entre los propios profesionales de la salud. 

Nos guste o no, las alteraciones psiquiátricas son un problema de salud de primer nivel al que se le presta una atención muy precaria. Son enfermos incómodos y poco atractivos para los políticos. Son pacientes complejos en su abordaje para el profesional sanitario. Son enfermos costosos y poco agradecidos para los gestores de la salud, quienes no rentabilizan como desean sus inversiones. Son personas, también, por qué no decirlo, difíciles para familiares que ven cómo sus esfuerzos muchas veces caen en el baúl del olvido.

Pero, a pesar de todo, son enfermos que no se merecen su dolencia. Son seres humanos que sufren de forma intensa, además de una enfermedad, una soledad y una incomprensión injusta y cruel. Son enfermos que, con tratamientos y recursos adecuados, pueden mejorar y aliviar su padecer. 

No se trata de pedir caridad. Solo abogamos por la aplicación de justicia para unas personas que no tienen ninguna culpa de sufrir estas peculiares formas de enfermar y que son también ciudadanos como los demás. 

Recuerden, la línea que separa la salud de la enfermedad mental es una línea frágil, quebradiza y que en cualquier momento podemos traspasar. No presuma y, mucho menos, lo olvide. 


*Médico Psiquiatra y Vicepresidente de la Sociedad Aragonesa de Psiquiatría Legal y Ciencias Forenses
11
comentarios
  • 11|C. S. dijo
    Las dos últimas líneas, aisladas de su contexto, ¿no expresan de otro modo lo que Thomas Szasz llamaba "estado terapéutico"? Niego que esa se su intención, por supuesto Sr. Fuertes, pero hay que andar con cuidado con las malditas palabras, sobre todo las que las carga el diablo, y más cuando quienes leemos con interés sus artículos no podemos dialogar con los ellos.
  • 10|Quique dijo
    Todo influye, cuanta más calidad de vida tengas las personas menos expuestos a sufrir una enfermedad de este tipo
  • 9|Rona dijo
    Creo que, sobre todo, en los medios de comunicación se toman un poco a la ligera
  • 8|Manolo dijo
    Desde luego, hay que poner más medios para tratar y prevenir estas enfermedades
  • 7|Felipe Arturo dijo
    No sabes en qué momento te va a sobrevenir una enfermedad de este tipo, así que estoy de acuerdo. No hay que presumir
  • 6|Carlos Gil dijo
    De nada hay que presumir, la vida lo enseña
  • 5|Teresita Martínez dijo
    Hasta que no lo vives no sabes lo que es. Lo principal es estar bien diagnosticado y tratado
  • 4|Richard dijo
    Todavía tenemos muchos prejuicios, no deberíamos pensar como lo hacemos de un enfermo mental
  • 3|Lila dijo
    Con lo importante que es tener salud. Y no digamos si lo que nos pasa tiene que ver con la salud mental
  • 2|Gorka dijo
    Es tan amplio el abanico de las enfermedades mentales que no escapamos muchos a ellas
  • 1|Ignacio Melero dijo
    Desde luego, me quedo con lo último. La pequeña línea que separa la salud de la enfermedad mental
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
El Tirol. Alpes. Alemania.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra