aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Martes, 23 de abril de 2019
Tribuna Digital
30/1/2019

Canto al optimismo

Francisco Javier Aguirre

Tengo unos apuntes tomados hace un par de años que destiné en primera instancia a estimular mi espíritu con un canto al optimismo. Transcurrido el bienio, mantengo postura y hasta creo que pueden animar un poco al panorama cotidiano que nos rodea, siempre que levantemos un poco la vista para alcanzar un panorama de mayor amplitud.

¡Vamos a vivir un año de locura!

Pese al esfuerzo de ciertos medios de comunicación para desmoralizarnos, 2018 ha sido un año récord. Mientras que el 94 % de las personas vivían en pobreza extrema en 1800 en todo el mundo, hoy lo hacen únicamente 10 de cada 100, el índice más bajo jamás registrado, y la tendencia es que siga disminuyendo. El 88 % de los seres humanos eran analfabetos en 1800 en todo el mundo, mientras que hoy esa cifra se sitúa en 15 de cada 100. Es la mejor cifra de índice de alfabetización jamás registrada, y la tendencia es que siga mejorando.

En 1800, de cada 100 niños 43 morían antes de cumplir los 5 años, y hoy esos fallecimientos no superan los 4 de cada 100. De nuevo se trata del resultado más positivo de la historia, y la tendencia esperada es, asimismo, que continúe mejorando.

Por su parte, nunca la esperanza de vida en el mundo entero había sido tan elevada. Y de hecho sigue aumentando. En 1800 era de 32 años; en 1950, de 48 años, y actualmente se encuentra en 70 años.

Incluso los países que hoy registran las peores cifras, Sierra Leona y Mozambique (donde la esperanza de vida es de 49 años), superan a los países con mayor longevidad en 1800 (que eran Bélgica y los Países Bajos, con una media de esperanza de vida de 40 años). Asimismo, en países como la India, Pakistán, Indonesia o Brasil la esperanza de vida hoy día no difiere demasiado de la de la mayoría de países más avanzados. La consulta a estudios especializados ayuda a formarse una idea de la magnitud de estos datos y de su evolución a lo largo de las últimas décadas.

Indiscutiblemente, las tendencias son muy positivas. Todo parece indicar que 2019 será el mejor año de la historia de la humanidad para el mayor número de personas. Pero… ¿éramos más felices antes? Desde luego la longevidad, la alfabetización e incluso la prosperidad no son suficientes en sí mismas para hacer feliz a una persona.

Los más pesimistas llegan a afirmar incluso que hoy la vida es más larga, pero también más triste que antes, debido tanto a la degradación del medioambiente y la soledad, como a la sociedad cada vez más agresiva en la que vivimos, entre otros factores. No obstante, hay que decir que la tasa global de suicidios, el indicador más extremo relativo a los estados depresivos, sigue una tendencia claramente a la baja en relación con los datos de los años 50. Por supuesto, no podemos olvidar las guerras que asolan gran parte del mundo, así como tampoco el terrorismo, la intransigencia, la intolerancia y la sinrazón de algunos… Todo ello con consecuencias tan dolorosas que a veces nos llevan a pensar que el ser humano y el mismo mundo son peores de lo que realmente son.

Finalmente está en nuestra mano mirar la botella en su tramo lleno, tratando de añadir unas gotas que disminuyan el tramo vacío.

 


* Escritor
12
comentarios
  • 12|carmen brisa dijo
    pienso que la mejoría no es lineal porque la velocidad de los cambios puede, y de hecho lo hace, variar mucho y, la tecnología ha crecido exponencialmente.No obstante, el optimismo es un factor que siempre influirá positivamente
  • 11|Jasón dijo
    No hace mucho leí un titular de algún periódico que decía algo parecido, y la verdad es que tiene razón. Los que actualmente nos permitimos estar escribiendo en las redes, es decir el 80 por cien, por decir un número, vivimos mucho mejor que hace cien años. La gente se moría de tuberculosis o de otras enfermedades, que actualmente tienen remedio. Es decir que las posibilidades vivir son escandalosamente más altas. Objetivamente, está claro 7.500.000.000 de personas contra 1.000.000.000 en 1800 (creo). Quiere decir que no hemos muerto de hambre. Es una perogrullada, pero es así. Si se calculan el número de científicos que hay en el mundo, incluyendo en este concepto, los médicos, los psicólogos, los ingenieros, los informáticos... Si contamos los que se dedican a trabajar en la televisión, el cine, las series, al mundo del arte, el número es tan astronómico que asusta. Nunca ha habido tantas posibilidades para la gente que en otro tiempo habríamos estado cuidando los campos o los animales... Es que realmente es aplastante la realidad. Tengo sesenta años, cuando tenía cinco, los carros tirados por yeguas era una realidad, cincuenta años más tarde, el ochenta por ciento de españoles seguro que tiene un automóvil. Ahora bien, ¿cuál es el problema? Que Europa y España estaban en plena expansión después de las guerras, y no "China" y otros países que se nos están comiendo la tostada. Así pues, no se puede medir el total del mundo por la decadencia europea, que es a marchas agigantadas. El que los europeos y muchos otros hayan ganado tiempo no significa que hayan gando en virtud. Se nos da tiempo de vida, pero no somos capaces de ir a algo que supere la vida física, hacia un desarrollo mental. Hay muchos impedimentos que evitan que crezcamos. Por otro lado, como todas sociedades avanzadas, preferimos ser creadores o disfrutadores en otros aspectos que en el plano físico, dicho más claramente, sin ánimo de ofender, sino expresando una realidad. Los hombres y las mujeres europeas prefiere trabajar y desarrollarse como seres humanos a reproducirse en el plano físico y tener hijos. Inexorablemente, la cultura europea está avocada a la muerte. Ya pasó con los griegos y con los romanos. Es ley de vida, que ahora estamos comprobando en nuestras propias existencias. En resumen, mientras otras culturas ascienden, la europea desciende. Y paradójicamente, millones y millones de seres son mentalmente más activos. ¿Qué hacer con el tiempo libre? buena pregunta
  • 10|BELEN GONZALVO dijo
    Muy interesante, Javier Me gustaría añadir que la botella siempre está llena de fluidos: líquido y aire. También puedes añadir algo de sólido. Saludos.
  • 9|Felicitas dijo
    Muy interesante, creo que ver la botella medio llena es que todo es posible si muchos la vemos. Seguro que se acabará llenando.
  • 8|GUADALUPE dijo
    Desde luego que ahora vivimos mejor que antes. Yo creo que el secreto está en saborear cada momento, dentro del ritmo de vida tan frenética que vivimos...Ahora podemos ser igual o más felices que en esa época si somos conscientes de lo que es realmente importante.
  • 7|Esther Marín dijo
    Vivimos más pero con peor calidad de vida, tenemos peor salud sobre todo mental, más nos valía vivir más despacio y no con ese frenetismo que no nos hace saborear la vida
  • 6|Ulises dijo
    Por nada del mundo retrocedo yo en el tiempo, ahora sí que se vive bien
  • 5|Ricky dijo
    Buena comparativa, claro que sí, hay que ser optimista ante todo
  • 4|Vicente G. P. dijo
    Que la gente hoy en día no se muere de gripe está claro, pero desde luego no debemos fijarnos en lo que ocurría en 1800 para consolarnos
  • 3|Olga dijo
    Vivimos más pero en peores condiciones así que no sé qué es mejor, si morir joven o morir viejo y enfermo
  • 2|Ernesto Lahoz dijo
    Yo creo que sí que se era más feliz antes, ahora no nos conformamos con nada y vivimos siempre envidiando lo que tienen los demás
  • 1|Marcos Lafuente dijo
    Qué gracia, eso sí que se llama optimismo!!! Comparar los datos con 1800 es mirar la botella medio llena del todo
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.