aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Lunes, 22 de abril de 2019
Cartas al director

28/3/2019

Memoria histórica y calles

ZEC, aplicando la Ley de Memoria Histórica, ha tomado la decisión de sustituir el nombre de varias calles de Zaragoza. Una, dedicada al alcalde de la transición Miguel Merino (1976-79), y otras dos, a los alcaldes de la época franquista, Juan José Rivas (1939-41) y Mariano Horno (1970-76).

Tres pequeñas calles de las que casi nadie oye hablar. Sin embargo, curiosamente se dejan en la cartera a otros alcaldes franquistas que también tienen calles en nuestra ciudad, como las avenidas de Francisco Caballero (1941-46), Gómez Laguna (1954-66) o Césareo Alierta (1966-70).

Parece que ZEC ha decidido que el tamaño importa y que sí que se puede cambiar el nombre a calles poco conocidas pero no a las que todos conocemos. Recordando a la novela “Rebelión en la Granja”, “todos somos iguales, pero algunos somos más iguales que otros”.


Juan Cajal Pérez

Cartas al director

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Fernando Tirado Aznar

Fernando Tirado Aznar

Los temarios de las oposiciones

Estamos asistiendo en los últimos años a una vorágine de procesos selectivos para ingreso en los cuerpos y escalas de las administraciones públicas españolas, con multitud de ofertas de empleo público (OEP) tanto del Estado, como de las comunidades autónomas y entidades locales. Es una buena oportunidad de los opositores para obtener plaza segura con un sueldo público, y las academias y preparadores se embarcan en una frenética actividad para dar servicio a tantos aspirantes interesados en las oposiciones.