aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Sábado, 20 de abril de 2019
Zaragoza
15/4/2019

Rivarés plantea utilizar la mayor parte del remanente para reajustar el plan de deuda

Guillermo Pemán Portella
El reajuste se llevaría a cabo mediante la amortización ordinaria de préstamos
El reajuste se llevaría a cabo mediante la amortización ordinaria de préstamos

El Ayuntamiento de Zaragoza plantea utilizar la mayor parte del remanente de Tesorería, 21 millones de euros de los 25 que se registraron, para reajustar el plan de deuda vigente. El Gobierno de Zaragoza llevará este reajuste al próximo Pleno y confía en sacarlo adelante con el apoyo de Partido Socialista y Chunta Aragonesista.

La consejería de Economía ha dado a conocer hoy su propuesta para reajustar el plan de reducción de deuda actual. El objetivo es reducir el nivel de endeudamiento municipal hasta el 109% a final de año; es decir, un punto por debajo del límite legal. Ello permitiría al consistorio, entre otras cuestiones, acudir al Fondo de Impulso Económico (FIE) para pagar las sentencias pendientes, como las de FCC.

La decisión de presentar un reajuste del plan actual se produce después de que el Ministerio de Hacienda cambiara de criterio y, por primera vez, haya decidido computar a Zaragoza toda la deuda del tranvía (189 millones de euros). 

Ello ha provocado que el nivel de endeudamiento de la ciudad se sitúe en el 116,9% en lugar de en el 91% en el que estaba antes del cambio de criterio, impidiendo al consistorio acudir a financiación externa para inversiones.

El consejero de Economía, Fernando Rivarés ha insistido en rechazar “frontalmente” el cómputo del Ministerio y ha recordado que el Ayuntamiento es socio minoritario de la sociedad mixta que gestiona el tranvía, en la que únicamente posee el 20% del accionariado.

En este sentido, Rivarés ha insistido en que el Gobierno mantiene su intención de presentar un recurso contencioso administrativo. Sin embargo, debido a lo que se puede demorar en los tribunales, el consejero ha defendido la necesidad de reformular el plan de deuda actual para no hipotecar las finanzas municipales y permitir que el gobierno que salga de las próximas elecciones pueda acudir al FIE si lo desea.

El reajuste se llevaría a cabo mediante la amortización ordinaria de préstamos prevista para este año, que asciende a 57,3 millones de euros, y destinando a pagar deuda otros 21,1 millones de euros del remanente de tesorería. Además, al estar prorrogado el presupuesto de 2018 no se pedirán nuevos créditos para financiar inversiones tal y como estaba previsto en el proyecto de presupuesto (23 millones). 

Rivarés ha explicado que este reajuste se ha elaborado en base a cifras muy prudentes. Se han previsto los mismos ingresos que en 2018 y se ha imputado la misma deuda del tranvía, a pesar de que esa cifra va disminuyendo todos los años de forma progresiva. De la misma forma, se ha computado como deuda el importe máximo que el Ayuntamiento podría obtener del FIE si decidiera acudir a él (hasta 27 millones de euros).

El plan de deuda que está en vigor fue aprobado en octubre de 2014, ya que el nivel de endeudamiento municipal superaba entonces el 134%. Ahora lo que se plantea es reajustarlo, manteniendo la fecha de finalización prevista para 31 de diciembre de este año y y sin necesidad de presentar un nuevo plan. Para ello el reajuste debe ser aprobado por el Pleno y autorizado por el Ministerio de Hacienda.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Luis Iribarren

Luis Iribarren

Nuevas zaragozanas, la verdadera transición pendiente

Que la rabia no nos ciegue. Si afirmamos que la transición ha terminado en fracaso, tanto en Aragón como en Barcelona, negamos una parte de la realidad. De qué realidad, de la que ha convertido el cruce de la Avenida de Madrid de Zaragoza a la altura de plaza Huesca-calle Delicias o el último tramo de la avenida Ramón y Cajal de Huesca, en el de Shibuya de Tokyo.