aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Lunes, 25 de marzo de 2019
Sucesos
Ana Sirvent Artal

10/1/2019

Los revestimientos de fachadas en Plaza costaron casi 52.000 euros más por encargarlos a Floría
Varios peritos de las defensas de Miguel Ángel Floría y Agapito Iglesias en el juicio por el caso Plaza han corroborado las versiones dadas por estos en sesiones previas. Eso sí, uno de ellos ha reconocido que encargarle los revestimientos de varias fachadas a la empresa de Floría supuso un incremento del coste de casi 52.000 euros.
Otra de las acusaciones de García Becerril en su correo versa sobre un vídeo promocional del Parque Lineal de Plaza
Otra de las acusaciones de García Becerril en su correo versa sobre un vídeo promocional del Parque Lineal de Plaza

Zaragoza.- El juicio por el caso Plaza, que investiga el supuesto saqueo de 150.000 euros en la construcción de la plataforma logística, ha recibido en la sesión de este martes a diversos peritos solicitados por las defensas de Agapito Iglesias y Miguel Ángel Floría. 

Entre ellos, ha comparecido el experto en materiales Carlos Gespi, en relación a la colocación de unos revestimientos de fachadas en edificios de Plaza que se encuentran junto al Parque Lineal, para adecuarlos al entorno ajardinado contiguo a ellos. Gespi, a preguntas de la Fiscalía, ha reconocido que la realización de estos trabajos a través de la empresa de Miguel Ángel Floría, en vez de a través de la UTE Plaza, adjudicataria de las obras de construcción de la plataforma, supusieron un incremento de la factura para las arcas públicas en 51.921 euros. Floría ingresó más de 344.000 euros por esta labor. 

El exgerente de Plaza Ricardo García Becerril denunciaba en el correo “Miserias” que su superior, el consejero de Plaza Carlos Escó, se los adjudicó “directamente” a Floría, quien lo iba a realizar con un material (Alucobond) que otra empresa, que ya lo había colocado en una fábrica de Pedrola, les hubiera cobrado la mitad. Tanto Gespi como otros dos peritos solicitados por Floría ha asegurado que los materiales utilizados en ambas obras “son totalmente distintos”, ya que “uno es un embellecedor de edificios (el de Plaza) y otro un cerramiento (el de Pedrola)”. Además, el utilizado en Pedrola “es mucho más fácil de colocar” porque “es un traje a confección, mientras que el utilizado en Plaza es hecho a medida”. Por diferencias como estas, el de Plaza “puede llegar a duplicar o triplicar el precio respecto al otro”, han asegurado. 

Vídeo del Parque del Canal

Otra de las acusaciones de García Becerril en su correo versa sobre un vídeo promocional del Parque Lineal de Plaza realizado sin concurso de adjudicación previo por la empresa de Floría, por el que cobró 48.000 euros. Becerril aseguraba en su correo que podría haber costado la mitad, sin embargo, varios peritos solicitados por la defensa de Floría han asegurado que el valor “está alineado con los del mercado en ese momento”. 

El informe por el que pagó Agapito Iglesias es "brillante"

La sesión de este jueves se ha cerrado con las comparecencias de dos peritos de Agapito Iglesias. Uno de ellos, Alberto Camarero ha asegurado que el informe por el que pagó a la empresa de las hijas de Becerril 58.000 euros “era brillante” en lo que se refiere al estudio de negocio que realizaba respecto a la viabilidad de instalar una guardería y una residencia de la tercera edad en el polígono. 

Años después las hijas de Becerril crearon una empresa para poner en marcha una guardería en un local de Plaza propiedad de Iglesias. Este les dio un año de carencia para adecuar el local, pero, llegado el momento de cobrarles el alquiler, se la amplió por dos años más. Según el auditor Alfonso Polo, aunque esta segunda prórroga “no es habitual”, hay que tener en cuenta en ese caso “las circunstancias excepcionales” de este caso. Como por ejemplo “la crisis económica” que redujo las expectativas iniciales de instalación de empresas en Plaza, o que la entidad bancaria que prestó el dinero a Iglesias para comprar el local le concedió a él dos años más de carencia para pagar la deuda hipotecaria del inmueble.