partido Casademont - Obradoiro
El estreno de Martin Schiller terminó en derrota ante Obradoiro. Foto: Casademont Zaragoza

Primer partido de Liga Endesa y primera derrota de Casademont Zaragoza ante Obradoiro por 76-73. En el estreno de Martin Schiller, los aragoneses fueron a remolque desde el principio, presentando unos números pobres de acierto. Con apenas la mitad de tiros libres y en torno al 10% de acierto en triples, la victoria era prácticamente imposible. Pelearon hasta el final, pero demostraron que hay margen de mejora en el equipo.

El primer quinteto de Schiller estaba compuesto por Ferrari, Jessup, Sant-Roos, Simanic y Mekowulu, pero el resultado no iba a ser el esperado. De hecho, apenas habían pasado cinco minutos cuando el conjunto gallego se imponía por 11-3. La falta de acierto reinaba en un cuadro maño que seguía en esa tónica a menos de dos minutos, donde el 17-8 era doloroso. Finalmente, 21-11 al terminar el primer asalto.

Nguirane hacía un +2 que acercaba a los maños, manteniendo el resultado en torno al +10 para Obradoiro. Los de Schiller seguían con un triple anotado de 14 lanzados y únicamente la falta de tino local mantenía en +12 el resultado. Pero entre Yusta, Ferrari y Sant-Roos daban vida al ataque zaragozano y, en un arreón, bajaban a cinco la ventaja. Poco a poco se acercaban a Obradoiro. Un triple de Ferrari dejaba a uno a los visitantes con un parcial de 5-16. Dos libres acertados subían a tres la ventaja con recorte importante de Casademont Zaragoza.

Con el resultado de 40-37 para los de casa se llegaba al descanso. El mal primer cuarto de los zaragozanos parecía que podía marcar todo el duelo, pero en un gran segundo asalto equilibraban fuerzas. El acierto de Yusta, la visión de Ferrari y un Sant-Roos a buen nivel permitían a los de Schiller ponerse a la altura de los gallegos. Seguir así era el objetivo en la segunda mitad del partido.

SEGUNDA MITAD

Fuerzas igualadas con un triple de Scrubb por un +2 de Jessup, pero pronto espabilaría Obradoiro y en un momento se volvería a colocar en +11. Parcial de 14-2 para los locales que dejaban, de momento, en un espejismo de remontada. Pronto llegaba la ventaja máxima: 15 arriba para los gallegos. Nuevamente sería Sant-Roos quien daría vida a Casademont Zaragoza, pero en todo momento estaba presente el entorno de los diez de ventaja. El propio cubano lograría dos más para reducir a siete y dejar el marcador en 60-53.

Cuatro más para Casademont Zaragoza por un triple de Obradoiro mantenían con seis de ventaja a los gallegos en un último cuarto intenso. Conseguía mantenerse en la lucha el cuadro de Martin Schiller que a tres minutos se encontraba a tres de su rival. El partido estaba en un pañuelo. Un intercambio de golpes del que salía victorioso el equipo de casa permitía afrontar los últimos segundos con margen. Y así se llevaba Obradoiro el gato al agua con un 76-73.

Los importantes fallos a la hora de ejecutar los lanzamientos, sumado al hecho de ir a remolque desde el principio, condenaron a los de Schiller a la derrota en su estreno. Con un porcentaje de tiros libres acertados que apenas llegaba al 50% y un triple que terminó en canasta de cada 10, difícil era vencer. El inicio de la nueva era zaragozana terminó en derrota y con trabajo por hacer.

LO MÁS VISTO