El Casademont Zaragoza en casa fue doloroso y debe reaccionar. Foto: Basket Zaragoza

Después de dos partidos cayendo con claridad y ante un desplazamiento complicado, el Casademont Zaragoza necesita recomponerse cuanto antes. El comienzo de temporada está siendo para olvidar, especialmente tras el estreno en casa con un Murcia que pasó por encima de los locales. Además, toca visitar ahora la cancha de Gran Canaria, rival a priori complicado. Como ha reconocido Rihards Lomazs, el inicio está siendo “frustrante”, pero “es solo el comienzo”. Toca meterse caña y “trabajar duro”.

Tampoco a nivel personal está siendo un pistoletazo ideal precisamente, y ha reconocido haber “sufrido” en los primeros partidos. De momento intenta adaptarse y encontrar su hueco en un equipo donde él es un reflejo más, no un señalado. “Sé que se esperaba más de mí. No hay excusas. Quiero ser mejor y voy a trabajar duro para ello”, ha señalado en su intervención ante los medios. Margen hay para hacerlo, porque un jugador de su talla no puede rondar el 30% de acierto en tiros de dos.

Por lo pronto, lo que ha pedido Lomazs como portavoz del Casademont Zaragoza y a todo el entorno del equipo ha sido “tener amplitud de miras y ver a largo plazo”. Ciertamente frustra empezar de esta forma -ocupando la última plaza del campeonato- cuando el objetivo era como mínimo sumar un triunfo en casa. Nada de lo previsto ha sucedido, pero la buena noticia es que hay tiempo para corregir errores.

La autocrítica del escolta no ha sido individual, porque ha afirmado que todo el equipo ha participado de las sesiones de vídeo. “Nos hemos mirado a nosotros mismos y somos conscientes de los errores que hemos cometido”, ha afirmado con rotundidad. Mantenerse juntos y corregir es la fórmula no se sabe si del éxito, pero al menos de la permanencia. Con este comienzo, no se puede pensar en cotas de ningún tipo; ya habrá tiempo de mirar arriba si llegan las victorias.

Con una semana más de trabajo, se espera que el Casademont Zaragoza pueda corregir los errores que le han llevado a caer contra equipos que únicamente han ganado a los maños. Ni Obradoiro ni Murcia lograron el triunfo en su segundo y primer partido, respectivamente. Es doloroso, pero también da una idea de la situación del equipo. Por ello es momento de corregir errores, centrarse y estrenarse en un lugar ideal para demostrar que, efectivamente, solo fue el comienzo.

LO MÁS VISTO