Yusta lanza a canasta en Gran Canaria
Baskonia es el próximo rival de un Casademont que necesita ganar. Foto: Basket Zaragoza

Más problemas para el Casademont Zaragoza. Una nueva derrota, esta vez ante Gran Canaria, deja muy tocado al equipo de Martin Schiller, que se hunde en el fondo de la tabla sin conocer todavía el triunfo. No hay mejora, la caída fue merecida, y el equipo afronta una semana de por medio para corregir definitivamente errores que abocan a las derrotas.

Un buen arranque del Casademont Zaragoza no fue suficiente para lograr la primera victoria de la temporada. Martin Schiller cambió su quinteto habitual dando entrada a Lomazs por Jessup y otorgándole el mando del equipo a Howard Sant-Roos; comenzaron liderando el marcador. Sin embargo, los canarios, en un buen último minuto, tiraron por tierra el trabajo de los aragoneses y se fueron cinco arriba al término de los primeros diez minutos.

En el segundo periodo, los de Lakovic, liderados por Slaugther y Brussino, marcaron el ritmo del encuentro. Había todavía alguna esperanza porque no consiguieron marcharse en el marcador ante un Casademont Zaragoza que lograba mantenerse en el encuentro. Pero lo de siempre, ese terrible porcentaje en tiros seguía lastrando tanto al equipo que era posible que el encuentro se decidiese por ahí.

DOS CUARTOS DE SENTENCIA

Tras el descanso, los canarios lograron un 8-0 de salida que lastró a los de Schiller, de nuevo, obligados a un esfuerzo extra para tratar de meterse en un encuentro. Cada vez más cuesta arriba, y más en un estadio que aprieta y frente a un equipo que aspira a llegar arriba. Los 9 puntos de Ferrari en este periodo no bastaban para contrarrestar los 29 encajados.

Con 15 arriba al comienzo del último acto, los de Lakovic pudieron manejar el tempo, la rotación y el marcador y mantuvieron a distancia a un Casademont Zaragoza al que ahora le toca levantarse y dar su máximo para buscar el primer triunfo de la temporada el próximo domingo ante Baskonia.

LO MÁS VISTO