Hlinason vota una pelota ante un jugador del Joventut de Badalona
Los maños se diluían en la prórroga. Foto: Casademont Zaragoza

Lanzaba un órdago a la grande Porfirio Fisac en la previa del choque que iba a medir al Casademont Zaragoza frente al Joventut de Badalona. Y le sirvió a medias, para ver a su equipo competir, pese a que no sirviera para cosechar la primera victoria de la temporada. Derrota de los zaragozanos en su visita a tierras catalanes, en prórroga y por 89-84, cuando más duelo, por lo que son el único club de toda la Liga Endesa que todavía no sabe ganar en las primeras seis jornadas.

En un choque marcado por una tremenda igualdad, los tanteos de cada cuarto ejemplifican que en ningún momento Casademont estuvo fuera de partido. Eso sí, tampoco fue capaz de sentenciar cuando pudo y Joventut acababa por hacer valer su mayor experiencia en lances calientes, de los últimos minutos, para llevarse el gato al agua.

Empate al descanso a 36, después de igualar a 18 en cada uno de los dos cuartos que componían la primera parte. Y una segunda donde los rojillos creían y creían para alcanzar su primera victoria de la campaña, que finalmente se esfumó en la prórroga. Tuvieron los de Fisac en su mano triunfar en la prórroga, pero un mal parcial, favorable a los locales, tiró por tierra la ilusión y la situación se complica todavía más.

El mejor de Casademont Zaragoza fue Mekowulu con un 100% en tiros de campo para marcharse hasta los 19 puntos, 10 rebotes y 26 de valoración. También destacó en cuanto a anotación Jessup con otros 19 tantos, pero en este caso con unos porcentajes de tiro inferiores a los del jugador nacido en Lagos, Nigeria.

Además, Howard Sant-Roos se lesionaba, dejando otra mala noticia para un Porfirio Fisac que hizo crecer al equipo, pese a que muriera en la orilla.

LO MÁS VISTO