Wright disputó sus primeros minutos con el Casademont Zaragoza. Foto: Esther Casas / Casademont Zaragoza

Avisaba Fisac en la previa que no había lugar para la relajación y que el objetivo mínimo quedaba muy lejos aún. El equipo entendió el mensaje y respondió con intensidad pero le faltó acierto para superar al Bilbao Basket en el Príncipe Felipe, sufriendo una nueva derrota después de las dos victorias vitales ante Real Madrid y Betis.

El primer cuarto fue de dominio absoluto de Casademont Zaragoza pero la falta de acierto impidió una ventaja que hiciera justicia a los méritos del equipo de Fisac que, atrás, estaba inconmensurable secando a Surne Bilbao. Al conjunto de Jaume Ponsarnau –que regresaba a Zaragoza- le costó más de cinco minutos anotar su primera canasta en juego. Pero el 0 de 6 en triples para un total de 3 de 10 en tiros de campo hacía estragos en un Casademont Zaragoza que finiquitaba el primer periodo ganando por 5 (10-5).

Los de Fisac mantuvieron la intensidad en el segundo cuarto pero seguían sin encontrar la fluidez necesaria para sacar el máximo partido de las ventajas en ataque. Por el contrario, los vascos empezaron a engrasar la muñeca y con 17-15 a favor, Fisac pidió tiempo muerto. Wright, que había debutado minutos antes volvió a dejar la dirección en manos de Ponitka, y Aday entraba por un desacertado Mekowulu pero tampoco pudo impedir que Bilbao tomara el mando del marcador por primera vez en el encuentro (17-20) a menos de 4 minutos para el descanso. Los minutos seguían pasando y Casademont no encontraba el acierto, con 0 de 10 en triples, a lo que había que sumar 3 pérdidas consecutivas y 3 rebotes de ataque seguidos para los visitantes. Parcial de 5-10 para dejar el 22 -30 al descanso con la sensación de que Casademont había hecho mucho para conseguir tan poco. Todo lo contrario que su rival.

CASADEMONT, A RACHAS

Tras el paso por vestuarios Bilbao entró con más sosiego, controlando mejor el tempo de partido y sacando partido de las situaciones consiguiendo ventajas por encima de los 10 puntos. Casademont funcionaba a rachas. La primera, de la mano de Wright, que consiguió romper el maleficio del triple anotando dos consecutivos pero, para entonces, Surne Bilbao ya anotaba con fluidez. Luego llegó el turno de Sant-Roos y la diferencia se estrechaba hasta los 7 puntos pero dos fallos inexplicables cerca del aro frenaban la anotación rojilla lo que unido a una controvertida antideportiva de Javi García volvía a poner a los de Ponsarnau por encima de los dobles dígitos (42-55) para comenzar el último acto.

Como a esas alturas el acierto de días atrás no parecía que fuera a regresar el Casademont Zaragoza apostó todo al corazón, la entrega y la rasmia. Y por ese camino regresó de nuevo a la desventaja de los 7 puntos pero se repitió la historia. Mucho trabajo y dos despistes volvían a alejar a los rojillos de la orilla (55-66) a 3:40 para el final y tiempo muerto de Fisac.

Jessup y Simanic reinstauraban la fe con dos triples consecutivos que hicieron creer a la «Marea Roja» que era posible. 3 abajo y defensa que los colegiados castigaron con falta de Yusta y tres tiros para los bilbaínos que finiquitaron el encuentro.

LO MÁS VISTO