Fisac ante Bilbao Basket
El equipo zaragozano tiene que volver a reponerse. Foto: Basket Zaragoza

Con la llegada de Porfirio Fisac, el Casademont Zaragoza consiguió su primera victoria de la temporada ante el Real Madrid después de encadenar seis derrotas desde que empezó la temporada. Parecía que el equipo había salido de ese pozo, pero el último partido ante Bilbao Basket en el Príncipe Felipe volvieron los fantasmas y mostraron la peor imagen del Casademont de inicio de curso. Al descanso, el conjunto rojillo solo había anotado 22 puntos y la cosa no mejoró tras la reanudación del partido. Acabaron perdiendo con su peor porcentaje anotador en los nueve partidos que han disputado.

El Casademont Zaragoza estaba de subida. Nuevo entrenador, nuevos fichajes y un chute de energía con el triunfo ante uno de los equipos más potentes de la ACB, el Real Madrid, hicieron que el equipo de Fisac ganaran la confianza que iban perdiendo partido tras partido con la mala dinámica que arrastraban. Martin Schiller dirigió a un pésimo Casademont incapaz de ganar partidos y no logró ni una victoria. Un escaso nivel de acierto junto con una debilidad en defensa supuso que los maños estuvieran colistas en más de una jornada. Eso había quedado atrás. El pasado sábado ante el Bilbao Basket se comprobó que no fue así y el equipo volvió a ser capaz de dar sus peores números en la pista.

En el mes de octubre ante el Murcia, habían registrado los peores números de la temporada, pero ante el Bilbao Basket los han superado. Solo anotaron 21 canastas frente a las 22 que lograron ante el equipo murciano. El Casademont no tuvo capacidad de reacción después de una primera mitad desastrosa y acabó el partido mostrando de nuevo su peor cara. La mayoría de sus jugadores no estuvieron acertados y su máximo anotador fue Marcel Ponitka con 11 puntos.

“ESTE PARTIDO VA A SER UNA BATALLA Y OLVIDAREMOS EL ANTERIOR”

El próximo rival de los de Porfirio Fisac será Unicaja de Málaga. El equipo andaluz se encuentra en la parte alta de la clasificación y el Casademont tendrá que curarse las heridas en un partido que se presenta difícil y complicado en Málaga: “Nos hemos olvidado del partido anterior y estamos centrados en el siguiente, que no va a ser nada fácil. El partido anterior nos hicieron leer mal, pero este encuentro va a ser una batalla y, lo más importante, olvidarnos del partido anterior y centrarnos durante esta semana en el próximo”, ha declarado Ponitka ante los medios. Además, ha confesado cómo se encuentra el grupo: “Me siento bien. El entrenador dice lo que espera del equipo. Tenemos 12 chicos par jugar cada día y, por supuesto, Porfirio nos está dando la confianza y creo que la mayoría estamos jugando desde su llegada”, ha confesado el jugador del conjunto rojillo.

LO MÁS VISTO