Hlinason hace un mate ante Río Breogán
Los de Fisac siguen llenos de dudas. Foto: Basket Zaragoza

Volvió a caer el Casademont Zaragoza y a dejar pasar una oportunidad de oro para sacar la cabeza del pozo. Esta vez, los de Porfirio Fisac perdieron ante Río Breogán por 88-90 en un partido de lo más disputado, donde se fueron a la prórroga y no supieron aprovechar sus ventajas. De esta forma, mantiene sus escasos tres triunfos en todo lo que va de competición. Eso sí, una canasta decisiva fue con falta previa a Yusta y podría haber cambiado el resultado del encuentro.

Partían los de Porfirio Fisac con un cinco que tenía clara la importancia del encuentro. Chris Wright, Sant-Roos, Jessup, Simanic y Hlinason aparecían de inicio para este duelo trascendental en el Príncipe Felipe. El Casademont Zaragoza tenía que ganar sí o sí para despegarse de los puestos de descenso y, en casa, la oportunidad era ideal.

Comienzo de lo más igualado, aunque quizá con una marcha más en ataque por parte del conjunto local. Eso sí, no servía para ir habitualmente por delante, porque conforme marcaban los maños, igualaba Breogán. Así se sucedían los tres primeros minutos, hasta que un triple tras un fallo en ataque daba por primera vez ventaja a los visitantes. Ahí estaba Jessup para sumar un +3 y devolver a las tablas la contienda. Sin embargo, los gallegos conseguían coger ritmo, y gracias en parte a las pérdidas del Casademont, se iban 20-25 tras un triple al final del cuarto.

Otro acierto nada más comenzar el segundo asalto llevaban a siete la distancia. Sin embargo, entre el joven Mara y Santi Yusta lograban acercarse e, incluso, si hubiese acertado Javi García de tres, ponerse por delante. Ponitka se unía a la fiesta, aferrando a uno al Casademont Zaragoza y demostrando que serían un hueso duro de roer. Entonces, Yusta equilibraba la balanza y, a cuatro minutos del descanso, daba ventaja de tres. No perdía la cara al encuentro el Breogán, firmando las tablas a 43.

SEGUNDA MITAD

Cuando parecía que el Casademont Zaragoza empezaba a controlar su partido, adquiriendo una ventaja de hasta siete y un juego parecido a lo que pedía Fisac, volvería a despertar Breogán. De hecho, tras varios minutos donde se volvió a repetir el toma y daca con el marcador igualado, cogía algo de ventaja el cuadro lucense. Cuatro arriba lograba irse cuando faltaban todavía dos minutos para el último asalto. Finalmente, 62-65 para los visitantes.

Mala pinta cogía cuando se entraba en el último cuarto, aunque había que tener paciencia para dar la vuelta. Seguía haciendo puntos Breogán, pero el acierto local cambiaba la tesitura. Gracias a Mekowulu, un 2+1 ponía a uno al Casademont con más de medio cuarto. Pronto llegaría la igualada y un partido nuevo de cuatro minutos. Ahí estaría Jessup, protagonista para anotar un triplazo. Mekowulu de nuevo elevaría a cinco, pero respondían de tres los visitantes para acercarse y, a 53 segundos, para las tablas. Un grosero error de Wright con una falta de saque dejaba en bandeja el triunfo visitante. Sin embargo, no aprovechaban la del tiro libre y posesión dos por debajo. Aun así, empataban y prórroga.

TIEMPO EXTRA

La prórroga permitía a los visitantes ponerse otra vez por delante, presentando su pequeña reacción al irse tres arriba. No vio el Casademont Zaragoza esa forma de ir de menos a más que tuvieron los gallegos. Y así, con polémica también, porque anotaron tras robar un balón a Yusta con posible falta previa, el cuadro maño perdía una oportunidad de oro para ganar. 88-90 para Río Breogán, que deja muy tocado a los de Porfirio Fisac y mantiene vivos sus problemas serios para lograr la permanencia esta temporada.

LO MÁS VISTO