Partido entre el Valencia y el Casademont
El Casademont Zaragoza cayó duramente ante Valencia Basket. Foto: Esther Casas

El Casademont Zaragoza tiene mucho por mejorar. El cuadro de Porfirio Fisac quedó arrollado en el momento en que Valencia Basket se puso un poco las pilas para terminar venciendo por 61-87. El pabellón de Los Planos de Teruel acogió el Memorial Pepe Lanzuela que se llevaron unos valencianos con una marcha más. La buena noticia es que los maños tienen muchos jugadores por recuperar y más de dos semanas para corregir y dar forma al equipo.

La convocatoria del Casademont Zaragoza llegaba marcada por los jóvenes Urdain y Traoré, de apenas 16 años, y sin Okafor, además de las bajas mundialistas Stefan y Bell-Haynes. Lucas Langarita, Emegano, Miguel González, Kravic y Mark Smith componían el quinteto inicial en el amistoso en Teruel ante Valencia Basket. Allí estaba presente un clásico, Jaime Pradilla, zaragozano que marchó a tierras valencianas hace ya más de tres años.

La primera era para un Kravic muy activo, con Smith atento para seguir imponiéndose. El 6-0 de un inicio demoledor ante unos valencianos dormidos alcanzaban el +8 gracias a Miguel González. Emegano de tres ponía el 11-0 en el marcador de Teruel y el Casademont manteniéndose sin encajar hasta que Puerto respondía con otro triple. Despertaba el conjunto valenciano, que se proponía recortar hasta ponerse en un visto y no visto en 13-10. Se volvió un duelo de intercambio de golpes de ahí al final de un primer asalto que terminó en 25-19 y un Valencia que amenazaba.

Smith era el mejor del Casademont Zaragoza, mientras que el zaragozano Pradilla comandaba al Valencia Basket. También se le veía bien a Santi Yusta, que además acertaba de tres para poner el 30-26 cuando Touré tuvo en la línea de dos las tablas. Quien ponía el susto era un Hermansson dolorido en la rodilla por un lance, pero parecía que se encontraba todo en orden. Y Sulejmanovic también se apuntaba con otra más para el 32-26. Pero poco a poco, el Valencia conseguía remontar hasta igualar a 34 y fue Inglis quien puso +2 a favor de los visitantes. Reuvers amplió distancias y el resultado al descanso fue de 34-38.

Partido interesante de los de Porfirio Fisac en el pabellón de Los Planos, pero tras un segundo cuarto con solo nueve puntos anotados, era evidente la remontada. Se notaba mucho cuando Smith no se encontraba en la pista, y de ahí el 34-38 al descanso del Memorial Pepe Lanzuela. La buena noticia era el comienzo de Traoré para ayudar al primer equipo.

SEGUNDA MITAD

Touré se aprovechó de un Casademont Zaragoza que salió dormido y anclado en esos 34 puntos para ponerse once arriba y lograr la máxima. Pero cuando parecía que el Valencia se iba a poner las botas, el cuadro de Fisac se esmeraría en resistir y seguir plantando cara. Jones, en cambio, se encargaría de demostrar porqué es tan difícil batir a los conjuntos de Euroliga, y tras el ejercicio de resistencia, sacaría argumentos para aumentar la distancia. Al final del tercer cuarto, 45-61.

Comenzó a exhibirse el cuadro valenciano. Estaba fundido el Casademont Zaragoza, no conseguía seguir el ritmo de su rival y en ataque era muy difícil generar movimiento interesante. En el último cuarto, el Valencia Basket parecía un equipo de otra categoría más, con un cuadro de Fisac muerto, que no podía ni con su alma. Repaso absoluto visitante, que iba anotando hasta ponerse en +20.

En esa distancia se fue moviendo el partido en todo momento. No tuvo nada que hacer el equipo maño más allá de un primer cuarto donde era evidente que el Valencia estaba dormido. En cuanto se puso algo las pilas, el Casademont Zaragoza quedó totalmente arrollado. La diferencia fue abismal hasta llegar al 61-87. El margen de mejora es tan grande como obligado.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR