Suena la musica: pa-pa-chumba-pa-pa-chumba-pa-pa-chumba-chumba-chu
Repasar un año es muy largo y da casi tantas vueltas como los danzantes. Sentir palos, espadas, cintas, golpes cortos, largos, caricias,… hay días de todo.  Hay años que empiezan el 1 de enero, otros el 10 de agosto viendo danzantes y otros el 11 de julio con una sentencia que libera un valle: la Galliguera, cada uno pone su fecha.
Bailar, trabajar en grupo, mejora el resultado pero si cada uno no levanta sus palos y golpea, no suena. A mi vista le faltan mujeres en este equipo…
Trajes diferentes: del rosa al azul pasando por verdes y rojos, lo diferente no es obstáculo sino riqueza que se entrelaza… mensaje para aprender en otra plaza la que subirán en un rato.
Palos, espadas y también cintas, el lio es necesario, no siempre sale bien, la belleza es a veces complicada.
La danza casi degüella y a la vez arropa y acaba en un corro inocente, tan simple como alegre, fuerza y cuidado, lucha y ternura.
El dance necesita un público y para coger buen sitio para verlos toca el frío y el destemple del amanecer hasta comprobar que la luz y el calor siempre funcionan y aplaudiendo todo se pasa.
Movimiento: tanto para bailar y acompañar, como para vivir: garbo y rasmia sin reblar.
Y si esto sucede en Huesca… que no pasará en Yebra.
Felices fiestas.
Lola Giménez. Biscarrués

NOTICIAS DESTACADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.