mascarillas
También dejarán de serlo en ópticas, ortopedias y centros de audición

Las mascarillas dejarán de ser obligatorias en el transporte público a partir de este miércoles 8 de febrero, así como en ópticas, centros de audición y ortopedias. Así lo ha anunciado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

«Hoy hemos aprobado la modificación del Real Decreto en virtud del cual se modifica la obligatoriedad del uso de las mascarillas. Y ello porque nos encontramos en un momento de una enorme estabilidad en cuanto a la situación epidemiológica de la Covid19 y una clara tendencia a la baja”, ha explicado la ministra de Sanidad.

Según el último informe, del pasado viernes, hay una incidencia acumulada a 14 días para mayores de 60 años de 50,7 casos. La ocupación de camas hospitalarias se sitúa en 1,6% y camas UCI en un 1,7%. “Este es uno de los datos más bajos de toda la pandemia y todo ello gracias a la campaña de vacunación”, remarcó la ministra.

Ante esta situación, Darias ha señalado que la decisión de eliminar la obligatoriedad de las mascarillas en el transporte público “se ha adoptado de la mano de los expertos y de la respuesta del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud”.

CENTROS SANITARIOS Y SOCIOSANITARIOS

Así, además del transporte público, las mascarillas dejarán de ser obligatorias en ópticas, centros de audición y ortopedias. Por el contrario, se mantendrá la obligatoriedad del uso de la mascarilla en centros y servicios sanitarios y en las oficinas de farmacia, así como en los botiquines.

También en los centros socio-sanitarios seguirán siendo obligatorias para las personas que trabajen en ellos siempre que estén en contacto con personas residentes y los visitantes cuando estén en zonas compartidas, así como en consultas odontológicas, de fisioterapia y otros centros de atención especializada, como los centros de reproducción asistida.

Sin embargo, Darias hizo un llamamiento al “uso responsable de las mascarillas” sobre todo en personas que presenten una sintomatología compatible con una infección respiratoria aguda, especialmente en personas vulnerables, así como “su uso en espacios cerrados, en eventos multitudinarios y entornos familiares con personas vulnerables”.

LO MÁS VISTO