Eva Amaral durante el concierto del Vive Latino
El Vive Latino reunió a algo más de 33.000 personas durante los dos días

Llegó después de dos años esperándolo y fue un éxito. Así lo dicen tanto los organizadores del Vive Latino como el Ayuntamiento de Zaragoza y las cifras lo avalan con un impacto económico de casi 4 millones de euros (3.829.000 euros) entre lo generado por los propios zaragozanos, por los visitantes nacionales, los extranjeros y los profesionales que trabajaron en el recinto el 2 y 3 de septiembre. Con un total de 33.736 asistentes (las estimaciones de la organización en un primer momento era en torno a unas 40.000 personas), la vicealcaldesa y concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández, ha asegurado que, «en las semanas después del Pilar» se sentarán con los promotores para negociar una próxima edición dado el buen sabor de boca que dejó el festival.

La cita musical congregó en el recinto de la Expo un total de 33.736 asistentes, de los que 16.103 registraron su entrada el viernes 2 de septiembre y 17.633 el sábado día 3. De todos ellos, un 32% procedían de fuera de la ciudad y, en concreto, un 14,24%, casi 5.000 personas, vinieron del extranjero, de alguna de las 40 nacionalidades que adquirieron tickets para el festival. Si nos detenemos en los datos nacionales, de Madrid llegaron 1.834 asistentes, de Cataluña 993 y del resto de España un total de 2.201 personas. El estudio, que sólo refleja la actividad generada en la ciudad durante tres días concretos, en el que cada visitante tuvo un gasto medio diario de 169 euros.

EL GASTO EN EL VIVE LATINO

Segregando por procedencia, los visitantes nacionales, excluidos aquellos que vienen de la propia provincia de Zaragoza, han realizado un gasto medio de 170,55 euros por persona día, lo que supone un total de 511,65 euros de media. Esto hace un total de 1.560.361,95 euros de gasto global de los visitantes nacionales en la ciudad.

Por su parte, los visitantes extranjeros realizaron un gasto medio diario por persona de 166,99 euros, lo que supone un total de 500,97 euros de media. Esto hace un global de 1.204.164,89 euros en la ciudad.

A estas cifras hay que añadir el gasto que repercute en la ciudad la llegada de profesionales de fuera de nuestra Comunidad que vinieron a trabajar para el evento de manera directa e indirecta. En total, para el Vive Latino de Zaragoza han trabajado 971 personas, tanto en las labores de montaje y desmontaje como en el suministro de servicios y distintas tareas durante las mismas jornadas del Vive Latino. En total, la organización del Vive Latino ha trabajado con un total de 72 proveedores externos en las diferentes labores y servicios necesarios para el festival. No se incluye el personal de las áreas municipales del Ayuntamiento de Zaragoza y del propio Palacio de Congresos Expo que prestaron servicios durante todo ese periodo.

La llegada de estos trabajadores y proveedores de fuera de nuestra Comunidad para trabajar en el Vive Latino también supone un impacto económico para la ciudad durante su estancia laboral en la ciudad. Se estima una permanencia media de 5 días por cada uno de los trabajadores de fuera de la Comunidad y un gasto medio por persona de 130 euros, menor al del turista, entre alojamientos y dietas. Esto equivale a 22.880 euros diarios y un total de 114.400 euros.

Por último, se debe añadir el gasto dentro del festival y la inversión de la organización en empresas y personal de Zaragoza, cuantificado en total en 950.000 euros. Esto incluye salarios de trabajadores, gasto en hostelería, el gasto en empresas proveedoras de la ciudad, gastos de producción, acciones de publicidad.

«El Vive Latino puso a Zaragoza en el mapa cultural y demostró que la ciudad está capacitada para acoger festivales de esa envergadura. Así lo demuestran los casi 4 millones que dejó en la ciudad y por parte del Ayuntamiento retomaremos las negociaciones y nos sentaremos con la organización para gestionar una nueva edición», ha asegurado Fernández.

LO MÁS VISTO