Imagen de una calavera en San Pablo
Las visitas arrancan este sábado y hasta el 6 de noviembre

La iglesia de San Pablo es esa joya del Gancho a veces desconocida y otras vanagloriada por las increíbles vistas y los todavía más increíbles atardeceres que se ven desde lo alto de su torre. Es un lugar especial que se ha recorrido infinidad de veces, pero ninguna visita puede compararse a aquella que se hace «De tumba en tumba». Aprovechando la época fantasmal que se acerca por Halloween y la oscuridad del cielo propia del frío, desde San Pablo organizan unas visitas para ver la iglesia de otra manera a través de sus lápidas, tumbas, criptas y secretos misteriosos que, como buenos secretos, todavía no podemos desvelar.

Las visitas guiadas arrancan este sábado y se sucederán hasta el próximo 6 de noviembre, a excepción de los días 24 de octubre, 2 y 4 de noviembre. De lunes a sábado las visitas se harán a las 19.30 horas y los domingos a las 18.00 horas. La venta online de las entradas se realiza en ZaragozaGo Tickets y también en visitas@sanpablozaragoza.org.

Las iglesias han sido lugares de enterramiento durante siglos y siglos y en San Pablo se realizaban los ritos funerarios de las familias bien de la época. Por ello, los visitantes podrán descubrir qué personalidades están enterradas en la iglesia (una de ellas fue una de las grandes Heroínas de Los Sitios) acercarse a los sepulcros y lápidas y adentrarse en aquellos espacios del templo que normalmente están cerrados al público como la impresionante cripta capitular. Además, según explica el guía, Sergio García, se descubrirán y verán cosas que, seguro, sorprenderán a los visitantes.

«Es una de las visitas que más afluencia tiene cada año y hay grupos que ya se están llenando. La gente del barrio de San Pablo tenía una relación muy diferente con la muerte de la que tenemos hoy pues convivían con ella. Es una visita muy interesante porque permite descubrir San Pablo de una manera completamente diferente«, ha relatado el guía.

Así, las entradas ya se pueden adquirir por un precio de 10 euros la entrada general y de 9 euros la reducida.