El Autorretrato de Goya se llena de grafitis y colores neón en Santa Engracia

Cuando Goya pintó su Grabado del Autorretrato allá por 1797 nunca hubiese imaginado que su busto en tamaño gigante llenaría las calles de su amada Zaragoza. O quizás sí, pero no que lo haría lleno de graffitis, de las formas y los colores más picassianos o con la apariencia del mismísimo Joker. Pero Goya fue un revolucionario en el arte igual que lo es la exposición que ya se puede disfrutar en la plaza Santa Engracia y que está compuesta por doce esculturas pintadas por otros tantos artistas aragoneses.

La exposición se podrá ver hasta el 16 de noviembre y aglutina los más diversos estilos artísticos de la mano de Agnes Daroca, Gejo, Harsa, Javier Remírez de Lanuza, Laura Alloza, Vera Galindo, Federico Contín, Inés Marco, Jesana, Rosa Balaguer, Rubén Hervás e Ira Torres.

A cada uno de estos artistas el pintor aragonés le evoca e inspira de una manera diferente. Y es que mientras Javier Remírez de Ganuza apuesta por un Goya que evoca al archienemigo de Batman con el pelo morado y los colores lila, Federico Contín parece salpicar a la gran escultura con miles de colores creando una bella armonía y Rubén Hervás apuesta por una figura blanca «manchada» con un naranja neón y tonos oscuros. En la exposición también hay lugar para el arte más «natural» como el que refleja el busto lleno de ramas, los tonos y formas picassianos y las figuras más coloridas de la mano de las artistas Vera Galindo o Inés Marco.

En definitiva, estas esculturas de dos metros de altura y realizadas en fibra de vidrio y poliéster se convierten en lienzos gigantes en los que los doce artistas unen el arte más contemporáneo con el legado del que es el pintor aragonés más universal. «Esta muestra trata de coger esa inspiración de Goya y plasmarla a través de la mirada de los artistas del hoy a la que la figura del pintor ha influido mucho», ha relatado la vicealcaldesa y concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández.

Han participado doce artistas de diferentes disciplinas artísticas. Foto: Carlos Burillo

Asimismo, Fernández ha reconocido que esta nueva exposición forma parte de ese «pilar» que es «la promoción turística y cultural de unir a Goya y a la ciudad de Zaragoza porque al fin y al cabo vivió 29 años de su vida aquí y salió de la ciudad como pintor. Es un referente internacional y queremos que se vincule a Zaragoza».

Doce obras de arte que, seguro, «serán protagonistas de muchas fotos por parte de los zaragozanos», según Fernández. Y razón no le faltaba y es que desde primera hora estos «cabezones» han llamado la atención de todos los viandantes. Algunos no sabían que se trataba de Goya y a otros ese arte «tan moderno» no les convencía demasiado. Pero ya se sabe que el arte es más cuando inspira y, al menos, estos bustos lo han logrado.