Imagen de la exposición en el CaixaForum
La exposición se podrá ver hasta el 5 de marzo de 2023. Foto: Laura Trives

Para encontrar ese preciso momento en el que la tinta pasa a formar parte de un cuerpo humano para siempre hay que irse atrás, muy atrás, unos 4.500 años, y es que la momia Ötzi ya estaba llena de ellos. Entonces significaban tantas cosas o más de las que significan ahora pero el arte es arte por miles de años que pasen. El tatuaje es arte en la piel, una forma de expresión que ha evolucionado y que ha sido la seña de identidad de presos, pandilleros, marineros y tribus. Una historia apasionante con más de 5.000 años de historia que ahora se puede recorrer en el CaixaForum con la exposición «Tattoo, arte bajo la piel» hasta el 5 de febrero.

La palabra «tatuaje» proviene de «tatau» que en polinesio quiere decir «herida abierta». Y aunque ahora es de lo más mainstream no siempre fue así y es que hasta el siglo XIX llevar un tatuaje en Europa solo podía significar una cosa: ser marginal. En las cárceles, los suburbios y los barrios violentos, los pandilleros se tatuaban como un modo de afrontar con orgullo sus raíces. Era su seña de identidad, la pertenencia a un grupo. Y lo extraño se convirtió en espectáculo pronto, pues los hombres tatuados se hicieron un hueco entre las mujeres barbudas o los tragasables, eran una atracción de feria aclamada por un público que no daba crédito al ver esos cuerpos llenos de dibujos. Unos cuerpos que se pueden ver en la primera parte de esta exposición compuesta por 240 obras entre fotografías, dibujos, pinturas y libros.

CUERPOS HIPERREALISTAS Y MARINEROS

Aunque, quizás, lo más impactante de la exposición sean esos cuerpos hiperrealistas de silicona tatuados por los grandes maestros del mundo, desde Horiyoshi III hasta Kari Barba, Colin Dale y la madrileña Laura Juan. Con precisión milimétrica y un arte casi indescifrable, los torsos, brazos, piernas y espaldas se convierten en lienzos en blanco en los que crear figuras y símbolos para contar una historia.

En el siglo XV el tatuaje viajaba en los cuerpos de los marineros y aventureros desde Asia a Oceanía y las Américas y en 1891 Samuel O’Reilly creaba la primera máquina de tatuar eléctrica. Un poco antes, Edison presentaba una pluma eléctrica y ese es el antecedente más directo a la máquina actual. Aunque todavía hoy hay algunos como la tatuadora filipina Whang-od Oggay, de 105 años, que prefiere utilizar el batok para ensalzar el arte de esculpir en la piel a través de técnicas ancestrales. Todas estas curiosidades van viajando y deteniendo al visitante en una exposición en la que se pueden ver utensilios para tatuar del siglo XIX, un baúl para transportar las herramientas de los tatuadores ambulantes o representaciones de tatuajes faciales.

«El tatuaje es mucho más grande que nosotros y lo que es extraordinario de él es el dinamismo. Ahora estamos en la época dorada del tatuaje y se ve cómo a partir de los 80 se ha redesarrollado. Los jóvenes se han reapropiado de la práctica cultural para un nuevo arte. Cuando en 2014 se inauguró la exposición en Paris hubo un montón de investigadores que analizaron este mundo desde el punto de vista antropológico, social, cultural y eso es lo que tratamos de conseguir», ha relatado Anne Richard, comisaria y fundadora de la revista HEY! Modern Art & Pop Culture.

Entre tatuadores y tatuados, técnicas ancestrales, máscaras y plumas se va contando una historia a lo largo y ancho de todo el globo terráqueo. La historia habla del moko de Nueva Zelanda, un tatuaje de curvas inspirado en los brotes de helecho identitario de jefes y guerreros y considerado hoy como tesoro nacional, y también del pe’a de las islas de Samoa necesario para conseguir una esposa. Y así, desde Centroamérica hasta Filipinas o Indonesia, el tatuaje se mete en la piel de los visitantes para demostrar que, efectivamente, es arte.

LA NOCHE DEL TATUAJE EN EL CAIXAFORUM

De manera paralela a la exposición se han organizado una serie de actividades en torno al mundo del tatuaje. Una de las más esperadas es «La noche del tatuaje» que será el 3 de febrero a las 19.30 horas en el CaixaForum. Allí, Zaragoza se convertirá en el epicentro del panorama internacional de la tinta con demostraciones en directo, música y charlas. El primer pase será de 19.30 a 21.00 horas y el segundo de 21.30 a 23.00 horas.

Además, los visitantes también podrán descubrir «Todo sobre el tatuaje» con el ciclo de conferencias del 24 de enero al 14 de febrero. Así, llegarán «Una historia del tatuaje» (24 de enero a las 18.00 horas), «Las sombras del tatuaje. De la otredad al mainstream» (31 de enero a las 18.00 horas), «El coleccionista de pieles» (7 de febrero a las 18.00 horas) y «Tatuaje artístico de reparación» (14 de febrero a las 18.00 horas).

Así, como viene siendo habitual, se han preparado visitas guiadas para escolares y también una muy especial pues será «intergeneracional» y pretende que abuelos y nietos se adentren juntos en este apasionante mundo los domingos a las 11.00 horas.

NOTICIAS DESTACADAS