Luz Gabás
La escritora Luz Gabás ha recibido el Premio Planeta 2022 con su novela "Lejos de Luisiana"

El amor no entiende ni de razas, ni de clases sociales y ni siquiera, de tiempo. Es la herramienta que ayuda a caminar por el sendero de la vida sin importar los obstáculos que vayan apareciendo. Así lo plasma la escritora y Premio Planeta 2022, Luz Gabás, en su nuevo libro “Lejos de Luisiana”, una historia enmarcada en la colonia española del siglo XVIII en el que las relaciones mestizas se escondían tras el velo de un amor prohibido.

«Palmeras en la Nieve», «Regreso a tu piel», «Como fuego en el hielo» y «El latido de la tierra» tan solo eran el preludio del éxito que ha cultivado la autora de Monzón. Con la libertad por bandera, la pluma de Gabás vuelve a llenar las librerías con una clara apuesta de recordar y aprender sobre la historia del corazón de Norteamérica entre 1763 y 1803.

PREGUNTA.- ¿Cómo se siente al ser la ganadora de Premio Planeta 2022?
RESPUESTA.- Me siento muy contenta y satisfecha. No me quito la sonrisa de la cara y a veces me parece mentira. Lo que más feliz me hace es la reacción de familiares, amigos, conocidos… La sensación que tengo es que ha sido un premio que ha provocado mucha alegría a mucha gente. Ha sido una felicidad compartida.

“Lejos de Luisiana” ya está a la venta en las librerías. Foto: FB Luz Gabás

P.- ¿Cómo surgió la idea del libro?
R.- Fue una suma de varias cuestiones. Yo había estudiado en Estados Unidos y la mamá de la familia en la que estaba tenía ascendencia nativoamericana. Luego en 2018 me pidieron un relato sobre el papel de España en la independencia de las 13 colonias que formarían los Estados Unidos. Ahí profundicé en la figura de Bernardo Gálvez y ahí me enganché de la época. Me di cuenta de que no sabíamos nada de las cosas que afectaron al mundo y al corazón de Norteamérica durante esos 40 años. Pensé en escribir esto para que no se olvide, que la gente lo conozca y que aprendan mucho sobre ello.

P.- ¿Cómo es el proceso de documentación?
R.- Ha sido un proceso muy largo. Doy gracias a los historiadores que facilitan el trabajo a los novelistas y por eso siempre pongo bibliografía. Afortunadamente ahora hay muchas bibliotecas y archivos online. También la Asociación Histórica de Luisiana tiene una revista desde los años 60 en la que publican muchísima información. Aun así, me faltaban cosas cotidianas como las tribus nativas que podían vivir en el territorio que yo estaba abarcando. Era muy complicado de entender y si el escritor no lo entiende, no lo puede disolver y volcar para que lo entienda el lector.

P.- ¿Cuál es el mensaje de esta novela?
R.- Yo diría que el mensaje es el esfuerzo y la esperanza para salir adelante y quizá el amor como herramienta para continuar. Caminas mejor si hay amor a tu alrededor porque si no es fácil caer en la desesperanza.

Luz Gabás participó en el ciclo literario «Conversaciones con el Autor» de la DPZ

P.- ¿Suele volcar una parte de su esencia en los personajes?
R.- Absolutamente sí. Tienes que rebuscar en tu interior aquello que has conocido para poder trasmitir una emoción. No tiene que ver con el género, puedes escribir de ciencia ficción, pero tener que crear un marciano verosímil. Se trata de bucear en el alma humana y reflexionar sobre cómo puede actuar tu personaje ante esa situación y como lo harías tú. Por esta razón, yo creo que hay novelas que no se pueden escribir a cierta edad. Lejos de Luisiana es una novela que no la hubiese podido escribir con la edad de Palmeras en la Nieve. Creo que requería más experiencia técnica y vital y tienes que ser consciente de cuánta fortaleza necesitas para poder aguantar un reto como este.

P.- ¿Ha sido un reto?
R.- Sí, sin duda. En un contexto lejano en el tiempo, en el espacio, muchos personajes con sus subtramas, que se tienen que abrir y cerrar. Tienes que acordarte de todo, que encaje, quien está aquí, quien sabe que, si va a haber una batalla. Es una labor de ingeniería narrativa.

«A mí de niña me gustaba mucho la naturaleza, el campo, las celebraciones, leer y escribir… En ese sentido siempre me he sentido un poco como Jo de Mujercitas. Creo que, por fin, he podido unir todo eso.»

P.- ¿Qué supone para usted la escritura?
R.- Tengo la sensación de que por fin he encontrado el camino de mi vida. No hablo del premio, sino de creerme escritora, que tengo una carrera literaria bastante consolidada por la que he peleado con uñas y dientes. A mí de niña me gustaba mucho la naturaleza, el campo, las celebraciones, leer y escribir… En ese sentido siempre me he sentido un poco como Jo de Mujercitas. Creo que, por fin, he podido unir todo eso.

P.- ¿Qué está leyendo ahora?
R.- Siempre suelo leer tres cosas a la vez. Algo de ensayo o filosofía; algo de narrativa, que puede ser contemporáneo o un clásico; y algo muy ligerito como humor o romántica, algo que no requiera mucha atención. Yo leo todas las noches porque me gusta conocer las inquietudes del momento que me ha tocado vivir. Eso es lo que produce riqueza mental.

P.- Su compañera de viaje en esta aventura que les ha brindado Planeta es Cristina Campos. ¿Qué está aprendiendo de ella?
R.- La verdad es que estoy encantada de viajar con Cristina en una aventura que nos ha unido de por vida. Yo creo que lo estamos llevando muy bien porque somos dos mujeres muy trabajadoras con un alto sentido de la responsabilidad laboral. Ella ya lo dice, es caótica y yo más organizada. Yo quizá de ella aprendo más frescura, a estar más relajada y quizá ella está aprendiendo a ser un poquito más organizada. No puedo haber tenido mejor compañera.

P.- ¿Qué consejo les daría a todos aquellos que deseen ser escritores?
R.- Lo primero de todo es que no tengan prisa, que no se impongan la redacción de una novela como un objetivo al que hay que llegar sí o sí. El ser escritor es un conjunto de toda tu vida. También hay que leer mucho y ser capaces de podar, reescribir o tirar a la basura el primer manuscrito. Se requiere de mucha humildad, a nivel humano y profesional. Y, por último, hay que seguir la intuición, ir a por todas cuando pienses que lo que has escrito es importante. Como decimos en Aragón, sin reblar, pero sin ser demasiado soberbio. Esto es algo a muy a largo plazo. Es fácil publicar una novela, es difícil convertirte en escritor.

Otras Entrevistas

NOTICIAS DESTACADAS