Foto de Pilar Palomero apoyada en una pared
Lo que yo he intentado es que se diluyeran las líneas que separan ficción y realidad para que quien vea la película no se abstraiga pensando que esto es una ficción

Dice que en el cine no importan los géneros sino la sensibilidad y que la clave es encontrar a esa persona que lleve el alma de sus personajes. Para Pilar Palomero (Zaragoza, 1980) esa alma vibraba con el elenco de «Las niñas», una ópera prima que llegó para revolucionarlo todo. Y ahora, otras niñas con alma infantil pero vida adulta aguardan para echarse a volar y transmitir verdad y emoción al público con «La Maternal».

Carla es una adolescente embarazada que ingresa en un centro para menores de edad donde conoce a un grupo de chicas en su misma situación. Juntas se enfrentarán a un nuevo mundo que da algo de miedo y para el que no han tenido tiempo a prepararse en un filme lleno de corazón, sentimiento y verdad que no tiene ninguna pretensión más allá de contar una historia.

PREGUNTA.- En «Las niñas» sus protagonistas son niñas siendo niñas, y en esta «La Maternal» siguen siendo niñas, pero teniendo que ser adultas. ¿Qué le ha llevado a ese salto? ¿Qué ha querido contar?
RESPUESTA.- El cambio ya lo lleva implícito este mismo tema. En el momento en que me decidí a hacer una película sobre el centro y contar la historia de estas adolescentes que son madres en diferentes circunstancias ya se ve ese salto de niña que tiene que ser adulta. La idea surge a partir de unos casos reales que conocí de chicas que habían sido madres en su adolescencia y a raíz de escuchar sus testimonios pensé que quería hacer esta película.

P.- A Carla Quílez (actriz protagonista) la encontraron a través de Instagram donde subía bailes y fotografías como cualquier chica de 14 años. Parte del elenco vuelve a ser no profesional como ya ocurrió en «Las niñas». ¿Es una tendencia que va a seguir en futuros trabajos?
R.- Me gustaría, sí. Trabajamos así en “Las niñas” y la verdad es que lo disfruto mucho, aunque también es una cuestión de encontrar a esa persona que tú sientas que tiene el alma de ese personaje que habías imaginado.

P.- En «La maternal» utiliza recursos estilísticos que evocan ligeramente a los del documental… ¿Era esa su intención?
R.-Sí y no. Lo que yo he intentado es que se diluyeran las líneas que separan ficción y realidad para que quien vea la película no se abstraiga pensando que esto es una ficción porque son casos que suceden.

P.-¿Cómo definiría su cine?
R.-La verdad es que soy bastante mala definiendo, no se me da demasiado bien… Lo que intento es hacer temas en los que siento que puedo aportar algo, que puedo tener una mirada.

P.-¿Cómo se ve la industria cinematográfica desde los ojos de una mujer creadora?
R.
-Creo que se ve igual que como se vería a través de la mirada de un hombre. Quizás sí que ha sido más difícil acceder a ciertos puestos de mayor responsabilidad pero es una tendencia que está cambiando. Ahora hay muchas compañeras que estamos dirigiendo jefaturas de equipo pero el cine es una cuestión de sensibilidad más que de género, entonces yo creo que lo entendemos igual mujeres y hombres cineastas. Lo único es que tradicionalmente ha sido mucho más difícil para nosotras pero esto no es una opinión, sino que basta con echar una ojeada al informe anual del CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales) para ver que todavía hay una gran diferencia de mujeres y hombres dirigiendo en jefaturas de equipo.

P.- ¿A dónde quiere que llegue esta «La Maternal»?
R.-Al público, yo sobre todo tengo la mirada y el corazón puesto en mañana (estreno de «La Maternal») y tengo muchísimas ganas de compartir la película y que se vea. Me encantaría que al público le transmitiese emociones auténticas, que así lo sienta quien la vea y también que llegue ese cariño con la que la hemos hecho.

P.-Vuelve a elegir localizaciones aragonesas para rodar, ¿es esta tierra inspiradora?
R.-Para mí sí porque es mi casa y yo lo tenía muy claro, sobre todo en este caso me hacía mucha ilusión grabar en Monegros, creo que es un lugar muy hipnótico y que tiene algo especial.

P.- Las niñas fue su ópera prima y lo revolucionó todo con cuatro Goya. ¿Hay un antes y un después tras el premio?
R.-La verdad es que no noto ninguna diferencia… Quizás que hay más interés por lo que estoy haciendo o preparando, pero nada más.

Otras Entrevistas

LO MÁS VISTO