El sueño de Miliki
El espectáculo llegará del 2 al 11 de diciembre. Foto: Carlos Burillo

Miliki tiene siete años y sueña con convertirse en un gran payaso de camiseta roja hasta los tobillos, zapatos grandes y gorra a cuadros. Lo sueña tanto y tan fuerte que cuando lo escribe en su maravilloso Libro de los Viajes el sueño no puede más que hacerse realidad. Don Pepito y Don José le ayudarán en su aventura, aunque no será fácil y es que Astracán, el príncipe de la anticomedia, intentará que Miliki no cumpla su sueño. «Circlassica. El sueño de Miliki» es un viaje al pasado dirigido por Emilio Aragón que trata de rendir homenaje a ese payaso que llenó los corazones de los niños de los 70 y que, desde este viernes y hasta el 11 de diciembre, hará lo propio con tres generaciones.

«Susanita tiene un ratón», «Hola Don Pepito, hola Don José» y el «Barquito de papel» lo llenarán todo de emoción y alguna que otra lagrima en un espectáculo que habla de cumplir sueños y de esos personajes que están en el imaginario colectivo. Y para emocionado Daniel Maello, el pequeño Miliki que cantando y danzando por el escenario del Palacio de Congresos reconocía que no podía elegir algo de su personaje porque «es todo tan bonito»…

«Mi padre tenía un sueño y era llenar los circos y convertirse en un gran payaso y qué seríamos nosotros sin los sueños. Este es mi pequeño homenaje a Miliki, Fofito y los demás», sonaba delicada y emocionada la voz de Emilio Aragón en el comienzo del espectáculo. Y entonces, la magia, el circo, los trapecistas, los saltos y los números imposibles lo han llenado todo de sonrisas, recuerdos y alguna que otra lágrima.

«Nosotros siempre decimos que hacemos espectáculos para padres y acompañantes, pero realmente aquí los niños cantan todas las canciones y los padres se emocionan porque es un circo muy nostálgico. Es muy bonito ver cómo las tres generaciones cantan y se emocionan y salen de aquí contentos«, decía el productor, Rafael González.

Pero, «El sueño de Miliki» no es solo un espectáculo de payasos y emoción sino que también hay trepidantes números de acrobacias de «los mejores circos del mundo». Así, el viaje de Miliki no ha hecho más que comenzar, aunque algo nos dice que será un payaso muy especial.

LO MÁS VISTO