Ermita de San Martín, en Capella (Huesca)
La Lista Roja que elabora la asociación Hispania Nostra recoge más de 1.100 monumentos españoles en riesgo de desaparición

Abandonados, arruinados y sin ningún tipo de mantenimiento. Así se encuentran los cuatro elementos patrimoniales de Aragón que acaban de ser incluidos en la Lista Roja que elabora la asociación Hispania Nostra y que recoge más de 1.100 monumentos españoles que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores.

Se trata de la ermita de San Martín (Capella, Huesca), el torreón de la Redehuerta (Alcañiz, Teruel), la ermita de San Antón Abad (Nombrevilla, Zaragoza) y la iglesia de San Andrés (Uncastillo, Zaragoza).

ERMITA OSCENSE

La de San Martín es una ermita catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC), con características de templo-fortaleza. Fue construida posiblemente en el siglo XII, con funciones militares durante la Reconquista. Ocupa por completo una pequeña meseta conocida como Santa Eulalia.

La ermita de San Martín (Capella, Huesca)

La ermita se encuentra bajo el Tozal del Soldado, en la Sierra del Castell de Llaguares, a tan solo dos kilómetros de Capella y dentro de su término municipal. Se trata de una ermita románica orientada al norte y dedicada a san Martín, al igual que la iglesia parroquial de la localidad.

El templo es de nave única, orientado, con su cabecera ligeramente desviada, en dirección sureste. Conserva en pie el ábside semicircular con bóveda de horno y dos vanos con arco de medio punto monolíticos.

TORREÓN EN TERUEL

El de la Redehuerta, en Alcañiz, es un torreón muy deteriorado, del que solo se conservan dos muros que en la actualidad están amenazados por profundas grietas.

El torreón de la Redehuerta (Alcañiz, Teruel)

Catalogado como BIC, no se conocen datos históricos o documentales de esta edificación. Consta de una tipología muy similar a los castillos musulmanes de Las Palmas (Sástago) y María de Huerva. Es posible establecer cierta relación con la ocupación musulmana del próximo cerro de Alcañiz el Viejo. Fue destruido en 1835, durante la primera guerra Carlista.

DOS IGLESIAS ZARAGOZANAS

La ermita de San Antón Abad, de titularidad compartida entre los municipios de Nombrevilla y Villanueva (comarca del Campo de Daroca), tiene su origen a finales del siglo XVI. En la actualidad, su estado es de ruina, con grietas en los muros, parte de la cubierta colapsada y, el resto, amenaza con desplomarse también.

Ermita de San Antón Abad (Nombrevilla, Zaragoza)

Por su parte, el templo de San Andrés, en Uncastillo, actualmente de propiedad particular y ubicado en la calle Mediavilla, constituye una de las creaciones más singulares del arte aragonés de finales del siglo XVI. Fue fundado y encargado edificar por Pedro del Frago, infanzón uncastillero, con la ayuda de su tío, el obispo Pedro del Frago y Garcés gracias al permiso concedido por el prelado de Pamplona en 1579. Los restos mortales del obispo reposan en la iglesia de San Andrés.

Iglesia de San Andrés (Uncastillo, Zaragoza)

A causa del abandono sufrido, el mayor problema que presenta es la humedad existente en la planta baja (correspondiente a la iglesia). Esto resulta constatable en la fachada principal, pero sobre todo en el interior, ya que ha provocado la desaparición en gran medida de las pinturas ubicadas en sus muros y columnas. Asimismo, se ha hundido una importante superficie de las bovedillas de revoltón que configuran la techumbre, y el alero de madera que remata la fachada principal está en muy mal estado.

LO MÁS VISTO