Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña
Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña han estado este miércoles en Zaragoza

Para que «As Bestas» se convirtiese en «As Bestas» a Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña les hicieron falta siete años. Fue en 2015 cuando la guionista aragonesa vio en la prensa el impactante caso de un holandés llamado Martin Venforndern que fue asesinado por su vecino en la aldea de Santoalla. Su viuda era Margo Pool y ahora es la única vecina que vive en la aldea.. Fascinados por el misterio y la crudeza de la historia, el tándem Sorogoyen Peña decidió llevarla a la gran pantalla. Les costó siete años y «siete versiones del proyecto» pero «jamás lo soltaron», según contaba Isabel Peña junto a Rodrigo Sorogoyen este miércoles en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza en el ciclo de «La buena estrella». Y menos mal que no lo hicieron.

Un thriller rural y una guerra entre vecinos por un macroproyecto eólico que se va a hacer en una aldea gallega. «As Bestas» es tensión, misterio, lucha de clases. Es todo y nada a la vez. El escritor Luis Alegre la catalogaba este miércoles como una «película genial» y la elevaba a «lo mejor que se ha hecho en el cine español». Y aunque Sorogoyen y Peña aseguraban que «los premios son una cosa y el éxito del público otra», ellos lo tienen todo pues «As Bestas» acumula nada más y nada menos que 17 nominaciones a los Goya, diez a los Feroz y en apenas cinco semanas en cartelera ya se ha convertido en la película más vista con medio millón de espectadores.

«Nos emociona mucho que la gente siga yendo a las salas de cine y decida comprar una entrada para ver la película. Y en cuanto a los premios nos hace muchísima ilusión, aunque no sabemos qué es lo que ha hecho que haya sido tan exitosa. No tenemos la respuesta pero estamos muy contentos«, ha reconocido Sorogoyen. Un thriller rural que habla de la España Vaciada, del capitalismo, de la lucha de clases, de las energías renovables y a la vez de nada de eso.

«Creemos que el corazón de As Bestas es que cada espectador, cada persona que la ve se queda con una cosa, le llega un mensaje. No hemos querido hablar de nada en concreto, a algunas personas les llega más el personaje de Olga (la viuda), otras se quedan con los problemas entre vecinos, con la despoblación y todo eso subyace de un thriller rural que va mucho más allá», ha contado Isabel Peña.

Cuentan Sorogoyen y Peña que trabajar juntos «es muy divertido», pero que también «discuten mucho» aunque quizás Rodrigo cuestione más aunque él diría que al revés «solo por llevarte la contraria» le decía a su compañera entre risas. Sea como sea, ambos coinciden en que el «mayor reto y la mayor fortaleza de la película es no haberla soltado durante tanto tiempo porque hemos sido nuestros peores enemigos leyendo y releyendo lo que ya teníamos», contaba Sorogoyen.

Dice la crítica que «As Bestas» es tensa como un alambre de espino y que hace que el público casi ni respire durante las más de dos horas que dura el filme. A ello contribuyen las montañas, el silencio, la lluvia de una ficticia aldea gallega y los paisajes de El Bierzo, donde rodaron la película. El montaje, dice Sorogoyen, no fue nada fácil y es que «había escena buenísimas que las veías por separado y te gustaban pero que juntas no funcionaban en la película. Al final, después de muchos quebraderos lo conseguimos, y el resultado es este», contaba el cineasta.

Aunque todo apunta a que «As Bestas» y su thriller rural se llevará más de una estatuilla en los Goya, Sorogoyen y Peña no se aventuran a hacer apuestas. «Es imposible, este año hay películas de grandísima calidad y no sabemos si sí o no. Habrá que esperar».

LO MÁS VISTO