Vestidos de papel en el Museo de Origami de Zaragoza
Hasta el próximo 19 de marzo el museo zaragozano acogerá la exposición “Moda en papel”

Desde el diseño por el que se decantó la reina Letizia el día de la proclamación del rey Felipe VI hasta el vestido que lució la mismísima Lady Gaga en uno de sus videoclips, diseñado por la española Eva Soto. Más de 50 trajes únicos se exponen desde este sábado en el Museo de Origami de Zaragoza, pero no son vestidos al uso. Llegan a Aragón directos de Mollerussa y están hechos 100% de papel. En esta localidad catalana se celebra, desde hace más de 57 años, el Concurso de Vestidos de Papel, un prestigioso certamen internacional en el que el museo zaragozano de papiroflexia forma parte del jurado.

Así, muchos de los modelos que a lo largo de esos casi 60 años han formado parte del certamen se exponen ahora y hasta el próximo 19 de marzo en “Moda en papel”. La exposición ocupa las tres últimas salas del museo del Origami, mientras que las dos restantes acogen “Georigami”, una muestra de matemáticas y papiroflexia.

Época, fantasía y moda actual son las tres partes de un espacio que busca sorprender al público zaragozano tanto con la recreación de modelos icónicos como con looks actuales que cumplen la única exigencia utilizar solamente un material: el papel. “Si metiéramos todo esto dentro de una hoguera, no quedaría nada”, ha bromeado el comisario de la muestra, Felipe Moreno, durante la presentación de la misma.

Se trata de la tercera exposición en la que la EMOZ acoge los fondos del Museo de los Vestidos de Mollerusa, algo que para Moreno es «muy gratificante porque atrae a un público diferente». En el concurso, el Museo forma parte del jurado técnico, es decir, el que certifica que los participantes han cosido todo con papel. «Está complemente prohibido el uso de pegamento y el hilo debe de ser de papel o algodón», ha explicado el comisario. Los vestidos no solo se confeccionan para ser vistos: el día que se celebra el concurso, las modelos tienen que lucirlos también en la pasarela.

El papel apenas se aprecia y es que “si estos modelos se pusieran al lado de los vestidos originales, en la mayoría de los casos no se distinguiría bien cuál es el real y cuál es el confeccionado con hilo de papel”, ha asegurado el comisario, quien ha recordado que tanto esta exposición como la de matemáticas están pensadas para visitas de curiosos y amantes de la moda pero también para centros escolares, con los que se han organizado diferentes actividades y talleres.

Además, desde hace tres años, el Museo de Origami otorga premios a los modelos más emblemáticos del concurso de Mollerussa y algunos de esos vestidos galardonados pueden contemplarse de cerca la muestra. En la edición 56ª, la gallega Eva Soto fue una de las mejor valoradas por su réplica exacta del vestido que llevó Lady Gaga en uno de sus videoclips y ese mismo diseño se expone hoy en el museo para sorprender a los visitantes con un espectacular tocado y un canesú hechos de papel.

UN BALANCE DEL AÑO AGRIDULCE PARA EL MUSEO

Este 2022, el Museo de Origami de Zaragoza cumple 9 años de actividad, algo que su director, Jorge Pardo, ha querido celebrar pero con un sabor agridulce. A mes de diciembre, el centro ha recibido un total de 19.700 visitas, lo que supone un 15% menos de la media, que es de 23.000 visitantes anuales. “Somos un museo de pago y el balance no está mal, pero antes de la pandemia la media de visitantes era mucho más alta”, ha admitido Pardo.

A finales del próximo año finalizará el convenio del museo con el Ayuntamiento de Zaragoza, algo que preocupa a su director. “Queda solo un año y nos gustaría saber cómo va a ser el futuro. Queremos empezar a hablar ya de un nuevo convenio junto al Ayuntamiento y a la DGA”, ha comentado Pardo, quien ha lamentado que esa conversación todavía no se haya llevado a cabo.

Las elecciones del próximo mes de mayo complican aún más la situación y es que el Consistorio no puede comprometerse con el museo sin saber qué partido ganará en las urnas. “Estamos cansados de hablar con políticos y que nos feliciten pero no nos den ayudas”, ha denunciado el director, quien ha concluido que “nuestro museo es único en España, en Europa y en el mundo, y eso es algo que deberían empezar a valorar, igual que lo hace el público”.

LO MÁS VISTO