Una niña pinta dentro del proyecto
La Harinera acoge estos días una exposición

El proyecto artístico Andar de Nones, impulsado por la Asociación TEAdir Aragón y centrado en potenciar el talento creativo de personas con diversidad psíquica, cumple este 2022 seis años de trayectoria. En este recorrido ha conseguido muchos hitos, con exitosas instalaciones en espacios de primer nivel donde ha mostrado los imaginarios singulares de un colectivo minoritario con el objetivo de conseguir reconocimiento e igualdad en el mundo artístico. Desde 2017, más de 30.000 personas han pasado por sus exposiciones, que han llevado las obras de sus artistas desde Zaragoza y Aragón a Europa, pasando por Burdeos, Bruselas, Venecia o Lille.

Solo este año, unas 2.150 personas han visitado sus cuatro muestras, repartidas entre la Escuela Superior de Diseño de Aragón (ESDA), Harinera ZGZ (espacio en el que Andar de Nones tiene su residencia permanente), el C.E.I.P. Tomás Alvira y La Cala de Chodes.

«Miradas, nuevos imaginarios de lo posible» es la exposición que actualmente exhiben en Harinera ZGZ. Esta muestra ofrece un itinerario a través de la creación de la obra colectiva y la realización de una pieza audiovisual y exposición que recoge todo el proceso creativo de un mural cerámico instalado en La casa de Dios de Julio Basanta, uno de los ejemplos más relevantes de “Art brut” en Europa. Esta exposición itinerante se podrá ver en Harinera ZGZ hasta el 15 de enero, y a partir de esa fecha iniciará su recorrido por espacios educativos de enseñanzas artísticas.

El proyecto engloba actualmente a 12 artistas con diversidad intelectual y discapacidad de entre el 65% y el 98% que desarrollan su creatividad junto al artista zaragozano Gejo de Sinope, y Cristina Laborda, gestora cultural, que los acompañan en el proceso. El punto diferencial de Andar de Nones es que no se concibe como una propuesta terapéutica ni ocupacional, sino como un proyecto cultural con entidad propia en el que los integrantes desarrollan su potencial y talento artístico y con sus obras contribuyen a enriquecer el llamado “Art Brut”, que engloba toda clase de obras artísticas de carácter espontáneo y fuertemente imaginativo, sin la contaminación de modelos establecidos.

En la actualidad, los artistas que proyectan sus imaginarios genuinamente interesantes en Andar de Nones son Ana Morós de la Fuente, Borja Bolea Delgado, Carlos Gutiérrez Ibañes, Javier García Roco, Luis Arceiz Gonzalo, Manuel Cerez Turmo, María Pilar Rey Martín, Martín Giménez Laborda, Nuria Asenjo Larrosa, Sandra Buisán García, Silvia Roche Pastora y Yahdih Brahim Abdala.

GANAR ESPACIOS, PROPICIAR COLABORACIONES Y EXPLORAR OPORTUNIDADES

Que los artistas con diversidad psíquica participen del tejido cultural es otro de los pilares de la filosofía de Andar de Nones, que colabora frecuentemente con otros colectivos y Escuelas de Diseño y Artes Plásticas. Su más reciente colaboración, por ejemplo, ha sido una escenografía para A Choven Compañía, que acaba de estrenar en el Teatro de las Esquinas «La casa de Dios» una obra con dramaturgia de Lucía Grafal y una producción de Teatro del Temple que narra la historia de Julio Basanta, su familia y su hogar en Épila.

También este 2022 ha formado parte del grupo que lanzó el fanzine ‘Amor’, junto al colectivo gráfico Onaire, TEAdir Aragón, la Escuela Superior de Diseño de Aragón, el centro de formación profesional audiovisual CPA Salduie, el museo Enlatamus y la casa dedicada a la investigación y creación artística La Cala de Chodes

Para el próximo año, Andar de Nones prepara ya nuevas colaboraciones artísticas y una exposición de carteles basada en collages murales y obras que ha realizado para dar imagen a numerosos proyectos.

Y dando un paso más en sus objetivos, explora también posibles salidas laborales en el ámbito creativo. En esta línea ya realiza ilustraciones para publicaciones, cartelería, o diseños de moda, como la exitosa colección propia creada para la firma de camisetas Simbiosis.

Detrás de Andar de Nones hay una serie de procesos para conseguir que las personas que participan desarrollen con plenitud su derecho de acceso a la cultura no solo como consumidores, sino también como productores que toman sus propias decisiones y colaboran con otras iniciativas y colectivos.

El proyecto está en constante cambio y se basa en la escucha activa de sus artistas, en el compromiso con las familias y en el trabajo en dos grupos reducidos y con una metodología específica.

Sus logros han merecido diversas distinciones, las más recientes el premio Carolina Barón, de la Fundación Educativa Franciscanas de Montpelier; y el premio al cartel anunciador de la sección Otras Miradas del Festival de Cine de Zaragoza 2022.

LO MÁS VISTO