Esta ha sido la tercera visita de Felipe VI a La Aljafería

El Rey Felipe VI volvía este miércoles al palacio de La Aljafería 25 años después, entonces como príncipe, de presidir la inauguración de la gran restauración que vivió el palacio a finales del siglo XX, y que le ha permitido convertirse en un majestuoso edificio que combina las culturas cristiana y musulmán con las últimas tecnologías. Y así lo ha dejado patente en el Libro de Honor, donde ha plasmado el “gran honor” de volver a un edificio que contiene “mil años de historia” entre sus muros.

De hecho, para Felipe VI, La Aljafería representa “como ningún otro lugar” la “realidad política y social” de la “moderna” Comunidad de Aragón y del Reino de España, todo ello con un “respeto” tanto por la historia como por la “identidad aragonesa”. “Felicidades por este XXV aniversario de la magnífica restauración que, al igual que en la primera piedra, tuve el privilegio de presidir”, ha finalizado.

Las salas de los pasos perdidos han presenciado la firma de Su Majestad en el Libro de Oro del palacio, así como la entrega por parte del presidente de las Cortes, Javier Sada, de una serigrafía de una obra del pintor Pepe Cerdá dedicada al monumento.

Esta ha sido la tercera visita de Felipe VI a La Aljafería. En mayo de 1986, el monarca colocó en el patio de San Martín la primera piedra de la futura sede de las Cortes de Aragón y recibió la primera Medalla de Oro que ha entregado esta institución. Doce años después, en mayo de 1998 y en ese mismo patio, inauguró la reapertura del palacio, ya completamente restaurado.

LO MÁS VISTO