La Casa de Barcelona es una de las más activas, como lo ha demostrado a lo largo de los 107 años de funcionamiento

El Gobierno de Aragón ya es propietaria del edificio de la Casa de Aragón en Barcelona, en la que va a invertir este año 1,5 millones de euros para iniciar los trabajos de restauración. El presidente Javier Lambán ha encabezado el acto de formalización ante notario de aceptación de la cesión gratuita de este inmueble, un paso paso necesario para proceder a licitar las obras de mejora de este espacio.

En la cesión se contempla el derecho de usufructo en favor de la Asociación Centro Aragonés de Barcelona- Casa de Aragón sobre el Teatro Goya, incluido en el inmueble cedido al Gobierno de Aragón, de manera que le permita temporalmente la explotación del mismo, garantizándose así la principal fuente de financiación de la casa. La adecuación del edifico deberá dar paso después a un relanzamiento de las actividades que perpetúen el centro como referencia de los aragoneses que viven en Barcelona y sobre todo que sirva de impulso y promoción de diferentes iniciativas aragonesas que se quieran presentar en la ciudad condal.

La solución que se da ahora a la Casa de Aragón ha supuesto una profunda reflexión en busca de la mejor salida a este centro de más de cien años de historia. Se trata de conservar un patrimonio arquitectónico que lleva la firma de Miguel Ángel Navarro y de honrar a los aragoneses que la pusieron en marcha, los que salieron de Aragón para progresar y que fueron los mejores embajadores de una manera de ser y de pensar y de los valores de la comunidad.

Al mismo tiempo, se afronta una nueva etapa, acorde al Aragón del siglo XXI, el que, según Lambán, se ha forjado en el estado autonómico de estos 40 años y que permite a la comunidad mirar de igual a igual a otras comunidades, incluida Cataluña a la que antes se miraba con inferioridad. “Nuestra economía es industrial, diversificada y muy potente en muchos sectores. La relación económica con Cataluña es bidireccional hoy y da lugar a un intercambio fecundo. Además, en el terreno de la cultura, la creación, o la investigación se empieza a codear con las mejores del país. Por eso, aspiramos a que el centro aragonés sea escaparate de las potencialidades económicas u culturales aragoneses y ser lugar de encuentro entre Aragón y Cataluña en todos los aspectos”, ha argumentado Lambán.

Igualmente, tal y como ha contado el presidente del centro aragonés en Barcelona, Jesús Félez, hoy es un día de alegría y hace honor a una “historia de ambición, de solidaridad, generosidad, emprendimiento y de amor a la propia cultura y arraigo a la tierra de la que uno viene” y se ha mostrado convencido de que se inicia una nueva etapa en la que Aragón tiene una puerta abierta al mar.

LA CASA DE ARAGÓN EN BARCELONA

La Casa de Barcelona es una de las más activas, como lo ha demostrado a lo largo de los 107 años de funcionamiento y quiere con esta nueva etapa darle un impulso para adaptarla a los nuevos tiempos (en los que el concepto original de casa regional se ha visto superado) y sobre todo para comportarse como un foco de actividad aragonesa en el corazón de Barcelona. Es decir, además de seguir con un amplio abanico de actividades para los socios, la Casa debe servir de caja de resonancia para difundir en una gran ciudad como Barcelona las iniciativas económicas, sociales, culturales y de toda índole que se gesten en Aragón.

La Casa de Aragón ya había contratado previamente a la cesión del edificio a un equipo de arquitectos para que realizaron un examen previo del inmueble. El Gobierno de Aragón mantuvo el trabajo con estos profesionales que en noviembre de 2022 presentaron el informe- diagnóstico de las patologías que afectan al edificio. Éstas se concentran sobre todo en las cubiertas y en el sistema de recogida de aguas.

Las deficiencias que afectan a estos elementos han acabado repercutiendo en las cerchas de madera, en los elementos de fachada y en los cielorrasos de espacios bajo cubierta. El siguiente paso en el que se trabaja ya es la redacción del proyecto básico y la petición de licencia de obras al Ayuntamiento de Barcelona. La idea es que el próximo mes de abril se pueda licitar el proyecto de ejecución de obras que permita la rehabilitación del centro.

El inmueble del Centro Aragonés de Barcelona es la sede de la Casa de Aragón desde 1916. Cuenta entre sus usos con los de local de reunión, espacio formativo, cultural (Teatro Goya) y de hostelería-restauración, junto con otros usos secundarios, administrativo, local de exposiciones, etc, al servicio de los socios, así como una biblioteca especializada en temas aragoneses con 17.000 volúmenes.

LO MÁS VISTO