escultura Giganta Filandera de Ayerbe
La escultura de la Giganta Filandera de Ayerbe fue creada en 2021 y desde su instalación ha sufrido diferentes agresiones que han destruido el rostro, manos, pecho y otras partes del cuerpo

La escultura de la Giganta Filandera de los Mallos de Riglos, ubicada en Ayerbe, ha sufrido diversas agresiones con daños, pintadas y grafitis. Frente a estos actos incívicos, hay quienes están dejando libros en sus brazos para que quien lo desee se los lleve a su casa para remarcar el poder de la cultura frente a la intolerancia.

Esta escultura fue realizada por la artista Ana Béjar en verano de 2021 dentro de una intervención artística en el Sendero de las Filanderas del parque natural de la Fontaneta, uno de los lugares más queridos por los ayerbenses. Representa a una diosa creadora de la naturaleza que también se ocupa del ciclo de la vida de los seres que la rodean.

Lamentablemente, muy poco tiempo después de ser instalada ya sufrió los primeros ataques que se han ido repitiendo destruyendo parte de su rostro, pecho, brazos y manos, además de ser pintarrajeada. Ante estos ataques al arte, varias personas están dejando libros en los brazos de la Giganta con el deseo de que cualquier paseante pueda coger uno, llevárselo a su casa para leerlo y después volver a dejarlo si lo desea, para que otra persona pueda gozar del placer de la lectura.

Escultura original de la Giganta Filandera de los Mallos de Riglos de Ayerbe, realizada por la artista Ana Béjar

Esta acción de compartir la literatura comenzó el año pasado en el paseo de la Fontaneta al verse libros, como dejados al azar, sobre los bancos. Muchas personas han valorado positivamente la generosidad de quienes los dejan y la buena idea de generar sostenibilidad reutilizando los libros en una especie de pequeña biblioteca en la naturaleza.

LO MÁS VISTO