Los maños quieren ofrecer una buena imagen ante la Marea Roja. Foto: Basket Zaragoza

El Príncipe Felipe ya prepara la cita anual que enfrenta al Casademont Zaragoza y al Real Madrid. Los de Jaume Ponsarnau están ilusionados por dar la campanada como ya hicieron hace dos temporadas, con Porfirio Fisac al frente del equipo, y quieren repetirla. Es cierto que este año las cosas no están tan de cara como entonces, pero los maños sacarán su clásica “rasmia” para pelearlo.

Por lo pronto, el balance de victorias del Real Madrid en esta campaña es abrumador. 10 victorias y una derrota en once partidos, un ritmo que solo es capaz de seguir el F.C. Barcelona. Viene de vapulear al Real Betis en la última jornada de Liga Endesa, y su única derrota esta temporada ha sido ante el Gran Canaria. Así llegan los de la capital al Príncipe Felipe de Zaragoza.

Los de Jaume Ponsarnau, por su parte, se ubican en la mitad de la tabla, con cuatro victorias a favor y siete derrotas en contra. Después de acumular dos jornadas consecutivas sin saborear el triunfo, recuperarse ante el Real Madrid sería la mejor forma de demostrar que siguen vivos. Además, después de caer eliminados en la FIBA Europe Cup, el Casademont Zaragoza ya puede centrarse plenamente en Liga Endesa.

Es momento de que los maños demuestren en casa que son un equipo con alto potencial, que pueden lograr la gesta ante un equipo grande. Y si no, al menos que ofrezcan una imagen con la que agradar a los aficionados que acudan al Príncipe Felipe. Porque la Marea Roja se merece disfrutar de su equipo ante todo un Real Madrid.

NOTICIAS DESTACADAS