El central anotó el gol de la victoria zaragocista ante el Eibar con asistencia de Francho. Foto: Real Zaragoza

Una vez finalizó el encuentro que otorgaba la victoria al Real Zaragoza, los focos se fueron hacia los hombres más destacados de Juan Ignacio Martínez. Francho Serrano y Alejandro Francés dieron como resultado la fórmula de la alegría para una afición entregada en el estadio municipal de La Romareda. Las dos “F” que guían el camino para conseguir la tercera, la de la felicidad futbolística.

Que sean dos canteranos quienes han liderado el triunfo maño es significativo. Francés estuvo colosal, secando a Stoichkov, probablemente el mejor atacante de la categoría. Su trabajo fue vital, con una contundencia poco vista en un chaval de 19 años, y además se coronó con el gol de la victoria. El central se quitó la marca de maravilla, enganchó la volea a la perfección y el balón se fue al fondo de la red.

Precisamente quien le sirvió el caramelo fue su compatriota Francho, que demostró el buen pie que tiene para sacar las acciones a balón parado. En este caso, un balón que puso en el lugar exacto para que Francés enganchase con gusto y la enviase al fondo de la portería. Al centrocampista, además, se le vio con desborde, verticalidad y con amplio recorrido, una faceta que hasta ahora permanecía casi oculta y que ha destapado recientemente.

A pesar de que los hombres más destacados fueron los dos jóvenes, no puede individualizarse un triunfo de tanto prestigio únicamente en ellos. Empezando por Cristian, el arquero desbarató todas las ocasiones de los de Eibar, secundado en todo momento por Jair. Igual que Gámez y Chavarria, que fueron un puñal en ataque y un seguro en defensa. Y como ellos, todos los que contaron con minutos en la victoria zaragocista en La Romareda.

El conjunto maño ya tiene licencia para mirar a la zona alta de la tabla. Con 13 puntos de los 18 últimos disputados, los de Juan Ignacio Martínez tienen una proyección ascendente que le puede valer un puesto de playoff. Es exactamente a donde mira un Real Zaragoza que, eso sí, no quiere perder la filosofía del “partido a partido”. Toca pensar en el duelo ante el Almería y asaltar el estadio del líder.