Iván Azón pelea un balón durante el partido. Foto: LaLiga

Los problemas empiezan a acechar a un Real Zaragoza que no puede ganar. El cuadro maño no hizo los deberes en Butarque ante el Leganés y se mete en problemas serios tras caer derrotado por 2-1. Iván Azón hizo el tanto zaragocista, pero no sirvió para darle la vuelta a un encuentro que estaba muy cuesta arriba. Una vez más, toca recomponerse y ganar en casa el próximo partido ante Las Palmas.

Partía el conjunto de Juan Ignacio Martínez con Cristian en portería, blindado por Francés y Jair. En la banda derecha volvía Fran Gámez y Chavarria se ubicaba en la izquierda. Tres en el centro del campo, Francho, Petrovic y Eugeni; mientras que Narváez y Borja Sáinz se iban a las bandas. Arriba, Iván Azón se colocaba en punta. Por parte del Leganés, destacaban Randelovic, Recio o Nyom.

Comenzaba el Real Zaragoza con las ideas claras, buscando la portería de Riesgo. La más clara era en el minuto 6 tras una salida en falso del arquero pepinero en un córner, pero Francés no lograba rematar a puerta vacía. La más clara era para Iván Azón en el minuto 11. Fran Gámez filtraba un pase maravilloso que dejaba al ariete solo ante Riesgo, pero el control era malo y se la entregaba directamente al guardameta. Cuidado porque el Leganés respondía poniendo balones peligrosos al corazón del área.

Seguía intentándolo el Real Zaragoza. Muchas llegadas de los maños, pero no lograban generar peligro serio sobre la meta rival. La más clara de los visitantes era para José Arnáiz, que se quedaba solo ante Cristian, pero el argentino volvía a lucirse para enviarlo a córner. El 0-0 reinaba en el marcador a pesar de otra internada por banda izquierda de un Leganés que despertaba. Una vez más, ponían el contrapunto por medio de un remate de Omerúo de cabeza. Poco más de una primera parte que llegaba ya a su fin.

Segunda parte con descalabro

Corría el minuto 46 cuando los dos centrales del Leganés quedaban apercibidos. Así, el cuadro zaragocista trataría de generar más peligro por dentro, al menos de forma teórica, porque llegaba la desgracia. Cissé recibía el cuero en la frontal del área, internaba en el área, y anotaba el 1-0 favorable a los pepineros. No habían apretado lo suficiente a su rival los de JIM y lo estaban pagando muy caro. Se sucedían los minutos y se plantaban en el minuto 70 sin haber puesto en peligro a los locales.

Seguiría el descalabro zaragocista en el minuto 75 a costa de José Arnáiz. El atacante recibía el cuero en campo propio y cabalgaba sin oposición hasta plantarse ante Cristian, al que regateaba sin oposición y ponía el 2-0. Sería Iván Azón quien metiese al equipo de nuevo con un gol en el minuto 89 que permitía soñar a los maños.

Pero aquí llegaría el final, con un Leganés que se imponía y que dejaba sin sumar a un Real Zaragoza que entra en urgencias. Era un duelo vital en el que los maños debían sumar, pero no lo hicieron a pesar de contar con llegadas suficientes para hacerlo, al menos en cantidad. Los maños esperan ahora resultados favorables que les mantengan lejos de los puestos de descenso.