Dani Rebollo, en un entrenamiento a las órdenes de Carcedo. Foto: Real Zaragoza

El segundo fichaje del Real Zaragoza, el arquero Dani Rebollo, no será presentado oficialmente por su situación con el cuadro maño. Se trata de un perfil de tercer portero que estará en dinámica del primer equipo, pero no se descarta que juegue con el filial, en Segunda RFEF. Por lo tanto, el jugador, ya a las órdenes de Juan Carlos Carcedo, no comparecerá en rueda de prensa.

Este matiz explicaría el porqué de su contrato, con un año garantizado y tres opcionales. Rebollo tiene ahora 22 años, y estaría ante sus últimas opciones de jugar con el filial. Por ello, de cumplir los objetivos marcados renovaría tres años más con vistas a ser, a todos los efectos, portero del primer equipo.

También está ligado a la situación de Álvaro Ratón, con el que se contaría -salvo giro inesperado de los acontecimientos- para la presente temporada como sustituto de Cristian. El arquero gallego finaliza contrato en 2023, y aquí es donde aparecería de nuevo la figura de Rebollo como sustituto. Eso sí, hay que tener en cuenta que Cristian termina contrato también en 2023.

Ese sería el hueco que tendría Rebollo de cara a las próximas temporadas en caso de hacerse efectiva la cláusula por la que renovase tres años más. Por otra parte, las salidas de Juan Carlos Azón y de Miguel Ángel Sanz -que este año disputó 12 partidos en el Aragón- hacían necesaria la llegada de un portero de garantías al filial. La disputa la tendría entonces con Guillermo Acín, que estos días está entrenando con el primer equipo.

Con la portería cubierta, a poco más de un mes para el comienzo de la temporada, el cuadro maño se centra en buscar hombres que refuercen la parte ofensiva. La renovación un año más de Iván Azón y la llegada de Giuliano Simeone se deben complementar con la llegada de otro hombre ofensivo de banda y un 9 goleador. En esas se encuentra el Real Zaragoza, que también está pendiente del capítulo de salidas.

NOTICIAS DESTACADAS