Gaizka Larrazabal ha comparecido ante los medios de comunicación en la previa del partido ante el Leganés
Larrazabal ha vuelto a los entrenamientos tras sufrir una conmoción. Foto: realzaragoza.com

El conjunto blanquillo está preparando el próximo encuentro ante el Leganés. Después de mostrar su mejor versión en el último encuentro ante la SD Huesca, el Real Zaragoza quiere irse al parón con la racha ascendente. Gaizka Larrazabal ha comparecido ante los medios de comunicación donde ha comentando cómo se encuentra él personalmente y, también, los objetivos del equipo con la llegada de Fran Escribá.

El jugador del Real Zaragoza estaba ilusionado por disputar el partido contra el Huesca, pero tuvo que ser ingresado por un balonazo en la cabeza que le produjo una conmoción cerebral. Larrazabal, ya recuperado, trabaja con sus compañeros para el siguiente duele en Butarque: “Ya estoy entrenando con normalidad y tenía ganas de volver. El mismo día que me dieron el alta le dije al médico que quería jugar, que si hacía falta jugaba con un casco como el de Cech, pero no me dejaron”, ha confesado.

Larrazabal ha tenido que cambiar su posicionamiento en el campo con los dos entrenadores que han estado al mando esta temporada. El extremo, convertido ahora en lateral derecho, ha demostrado que está a disposición y preparado para salir al terreno de juego en la posición que le demande el entrenador: “Tanto con Juan Carlos como con Fran han contado mucho conmigo y he participado en casi todos los partidos. Debido a la cesión del año pasado y de jugar de carril, los dos entrenadores me transmitieron que soy un jugador que puedo ejercer de lateral y me está probando. Creemos que es una posición que puedo hacer un buen papel y estoy contento por ello”, ha declarado.

Parece que Fran Escribá ha dado aire fresco al equipo y está enganchándose a la exigencia de la categoría y, sobre todo, del club: “Somos conocedores de que estamos en un club muy exigente, que cuando las cosas no salen como esperamos, hay que tomar decisiones. Acertadas o no, estamos haciendo las cosas como hay que hacerlas. Escribá está haciendo un buen trabajo y a la vista está. Tenemos que ir con la idea que tiene el entrenador hasta el final y estamos interpretando bien lo que él quiere y nos están saliendo las cosas”, ha explicado.

“ESCRIBÁ NOS HA CAMBIADO LA MENTALIDAD”

La Segunda División es una competición muy igualada. Hace unas jornadas, el Zaragoza estaba en el pozo y, actualmente, se encuentra en una posición tranquila, pero no puede bajar los brazos, ya que cualquier rival en la categoría puede ser difícil: “Hay que mirar hacia arriba y hay que ser ambiciosos, pero el objetivo que nos deberíamos poner es sacar el máximo de puntos posible hasta el parón de navidades. De momento vamos por buen camino. Nos queda un partido que podemos sacar los tres puntos porque venimos enchufados y en buena dinámica. Lo que tenga que venir en la segunda vuelta, vendrá, pero es importante acabar con buenas sensaciones y con la flecha para arriba”, comentaba Larrazabal. 

El último duelo del año es ante el Leganés, un equipo que también se encuentra en su mejor momento tras encadenar nueve partidos sin conocer la derrota. El Real Zaragoza se encuentra a tan solo dos puntos de los madrileños y podrían acabar la jornada superando a uno de sus rivales directos: “Una victoria contra ellos supondría ponerlos por delante. Llevan tres partidos sin ganar, pero también cinco sin perder, así que igual va siendo ahora. Tenemos que ir pensando solamente en ganar”. 

El handicap que teníamos era el gol y Escribá nos ha cambiado la mentalidad de ir hacia arriba y mirar más a la portería rival. Desde el primer partido que jugamos en casa, hemos tenido muchas ocasiones. La diferencia es que el otro día, las oportunidades que tenemos hicimos gol. La mentalidad del equipo ha cambiado y nos vemos cómodos. Lo último que acordé con el club es acabar el año aquí. Por mi parte, solo queda entrenar, rendir al máximo y lo que tenga que venir, vendrá”, ha finalizado Gaizka Larrazabal. 

LO MÁS VISTO