Imagen de una edición pasada de la San Silvestre
En la San Silvestre hay disfraces de todos los gustos.

Tradiciones hay para todos los gustos y mientras hay quien despide el año en los bares antes de la cena, otros deciden calzarse las zapatillas y echarse a correr por el centro de Zaragoza. Estos últimos no son pocos y es que 4.000 corredores apostarán por decir adiós al 2022 en la tradicional San Silvestre Zaragoza-El Rincón que este 31 de diciembre llenará las calles de la capital aragonesa de diversión y ganas de fiesta. Pelucas, tutús, gafas, pantalones de campana, brillantina y lentejuelas combinados con las zapatillas de running y el dorsal serán el atuendo perfecto y es que el mejor disfraz, ya sea individual o en grupo, se llevará el premio de un año de pan gratis (365 vales de 1 barra) que otorga Frutos Secos El Rincón como empresa patrocinadora.

La carrera partirá a las 18.00 horas desde el Coso, a la altura del Teatro Principal, cruzará el Puente de Hierro y transcurrirá por el paseo de la Ribera, la avenida Cataluña y las calles Valle de Zuriza, Caminos del Norte, Martín del Río, Sangüesa Castañosa, Puente de Piedra, Paseo de Echegaray y Caballero y San Vicente de Paul hasta acabar de nuevo en el Coso. 5 kilómetros que a los runners profesionales se les pasarán en un suspiro y que los más novatos tendrán que sudar.

Sea como sea, la Agrupación Deportiva Atlética Jerónimo Zurita como organizadora de la carrera, asegura que es un circuito rápido con un tramo de bajada suave y un final en subida hasta la ansiada línea de meta. Hasta allí llegaron en tiempo récord Cristina Espejo y Jorge David Torre en ediciones pasadas de la San Silvestre. «Es una carrera muy divertida y en la que el calor del público se siente mucho. Nos juntamos muchos corredores profesionales y también familias o amigos que quieren pasar un buen rato y despedir el año corriendo. La animación en la calle y los disfraces hacen que sea muy colorida y especial», ha asegurado este jueves Cristina Espejo.

Y es que más allá del evento puramente deportivo, la San Silvestre es en esencia una fiesta de disfraces y solidaridad. Por cada una de las 4.000 inscripciones que se han hecho se ha donado un euro a la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de Zaragoza y otro euro a la Asociación Parkinson Aragón. «Es un momento de relajo para esos familiares de personas con Alzhéimer porque ves a todo el mundo que se divierte, que se junta con sus amigos y familia y que disfruta de un evento muy divertido», ha relatado la presidenta de Afedaz, Rosa María Cantabrana.

Dos años han pasado ya desde que se celebró la última San Silvestre y los organizadores se mostraban muy contentos porque se han igualado los niveles de inscripción respecto a 2019. «Son unas fechas un poco complicadas porque mucha gente se va de viaje y pasan la Nochevieja fuera y conseguir que 4.000 personas corran unidas en el centro de Zaragoza es muy emocionante», relataba el presidente de la Agrupación Deportiva Atlética Jerónimo Zurita, Santiago Salvador. Así, todo está listo ya para que una edición más, y ya van 17, la San Silvestre lo llene todo de diversión y fiesta para despedir el año.

LO MÁS VISTO