Presentación del partido benéfico en homenaje a Fernando Bolea
El partido benéfico tendrá lugar el próximo 8 de enero de 2023 | Foto: Ramón Comet

Comenzó a jugar a balonmano en el Corazonistas de Zaragoza, su ciudad natal, y poco a poco fue dando saltos hasta representar a España en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, en el Mundial de Suecia en 1993, en el europeo de Portugal en 1994 o en el Mundial de Islandia, en 1995. En los últimos años de su carrera, Fernando Bolea (Zaragoza, 1965) trabajó como entrenador, buscando que fueran los demás quienes llegaran a lo más alto. Y hoy este deportista, que dejó una huella imposible de olvidar, padece de un alzhéimer muy avanzado con tal solo 57 años.

Bolea llevó a Zaragoza y a Aragón por bandera allá donde fue y ahora esa ciudad de leones que lo vio crecer se niega a permitir que todo lo que hizo por el balonmano quede en el olvido. El año pasado, el Ayuntamiento zaragozano quiso reconocer al jugador por su trayectoria en la Gala del Deporte 2021. Y ahora busca seguir haciéndolo con un partido benéfico entre el Casademont Zaragoza y el Bada Huesca que tendrá lugar el próximo 8 de enero, a las 12.00 horas, en el Centro Deportivo Municipal Siglo XXI, y cuyos fondos se destinarán a la mejora de la calidad de vida del balonmanista.

La idea “nació de un grupo de amigos y antiguos compañeros de Fernando de toda España”, ha contado el presidente del BM Casademont Zaragoza, Pablo Hernández, quien forma parte de ese grupo desde que Bolea fue su entrenador y empezó a entablar una gran amistad con su familia.

Y es que la situación actual de Bolea no es fácil: “Fue diagnosticado de alzhéimer hace unos cinco años y, desde entonces, su enfermedad ha sufrido una escalada galopante”, ha explicado Hernández. Bolea se encuentra ahora en una residencia especializada de Valladolid y requiere de cuidados específicos que su familia no se puede permitir. Por eso ese grupo de compañeros decidió organizar este partido para ayudar en lo que se pudiera a la situación del jugador.

Cuando se les propuso la idea, tampoco dudaron en “aportar ese granito de arena” ni el Bada Huesca ni el Casademont Zaragoza, dos equipos en situaciones muy diferentes, pero con algo en común. Para ambos Fernando Bolea ha sido un referente, “un hito del balonmano a nivel nacional e internacional”, ha asegurado la concejala de Deportes, Cristina García. “Fernando lo ha ganado todo como jugador y como entrenador y tanto Zaragoza como Aragón y el mundo del balonmano nos sentíamos en deuda con él”, ha añadido.

Una deuda que tiene mucho que ver también con todo lo que el jugador hizo por el Garbel Zaragoza en la temporada 1999-2000, cuando volvió de Alemania. “Gracias a su regreso el equipo se forjó. Y no vino por dinero, lo hizo por su Aragón y por darle un empuje al balonmano de esta ciudad”, ha subrayado el presidente de la Federación Aragonesa de Balonmano, Juan Carlos Caamaño.

Por su parte, el director general de Deportes del Gobierno de Aragón, Mariano Soriano, ha agradecido a ambos equipos “que no les ha temblado el pulso a la hora de aceptar este pequeño reto y afrontarlo con fuerza”.

Las entradas tienen un precio de 6 euros, para adultos, y 3 euros, para niños, y ya pueden adquirirse en la página web del Casademont Zaragoza. Además, se ha abierto una Fila 0 en la cuenta bancaria ES30 0049 6622 7125 1614 9936 y se pueden realizar donaciones a través del Bizum 01759.

Los fondos recaudados irán destinados íntegramente “a la mejora de la calidad de vida de Fernando Bolea”, ha explicado Cristina García. Tal como ha señalado, “actos como este permiten poner el foco en la parte más solidaria del deporte”, por eso la concejala espera llenar las gradas y poder “saldar esa deuda pendiente” con esta leyenda del balonmano.

LO MÁS VISTO