Fisac con los brazos en jarra junto a sus jugadores en la pista del Palau blaugrana
Fisac confía en seguir la buena línea mostrada en el Palau. Foto: FCB Basket

Casademont Zaragoza no se puede seguir permitiendo tener más fallos. El conjunto aragonés está en una situación “límite”, según palabras de su propio entrenador, Porfirio Fisac. Y este miércoles tienen ante sí un reto tan importante como “imprescindible” de sacar adelante, ante Breogán en el Príncipe Felipe.

Para el choque, Fisac tiene claro que no podrá contar con Radoncic, con un periodo confirmado de unos tres meses, pero además cuenta con una seria duda. Es el caso de Stefan Jovic, que arrastra molestias en la espalda que le han dejado sin entrenar los últimos tres o cuatro días. El coach ha confirmado que le están haciendo pruebas y que están pendientes de su evolución. Mientras, han subido a jugadores del EBA ante un mercado que “no abre las posibilidades de jugadores que puedan ayudar en la posición interior”.

Un Fisac que es consciente de que “los partidos de casa se tornan importantísimos de cara a la salvación”, valorando que dependiendo precisamente de las victorias como locales vendrán las “posibilidades de salvarse”. Pese a que en el calendario asoma otro choque vital en Manresa el día 8, el entrenador lo tiene claro: “Estamos en una situación límite en la que pensar más allá del miércoles me cuesta trabajo”, ha recordado, insistiendo en que “son partidos a los que das mucha importancia”.

Enfrente estará un Breogán que marcha décimo con seis triunfos, tres más que Casademont Zaragoza, y que está inmerso en plena lucha por la Copa del Rey. “Son un equipo muy compacto que lleva años haciéndolo muy bien y este también”, ha admitido Fisac, incidiendo en que “el grupo de españoles les ha dado solvencia y tranquilidad”. En cuanto a nombres propios, un Bamforth que “es el líder que empuja a un equipo compensado en todos los puestos”.

Sí que el coach ha notado “algo diferente en el equipo, que de alguna manera ha dado un paso”. Ha recordado que ante el Barça “el equipo fue consistente y tuvo opción de llevarse el partido”, lo que le hace pensar que “se ha crecido en cosas, pero la competición te marca un grado de madurez que estamos cerca de alcanzar”.

LO MÁS VISTO