Cuco Ziganda ha comparecido ante los medios de comunicación en la previa del duelo ante el Villarreal B
El Huesca lleva tres partidos consecutivos fuera de casa sin conocer la derrota. Foto. SD Huesca

El conjunto oscense ya está preparado para enfrentarse el próximo domingo al Villarreal B. Tras el empate ante el Real Zaragoza, intentará sumar los tres puntos en el Estadio de La Cerámica, que tanto le está costando puntuar a domicilio. Cuco Ziganda ha comparecido ante los medios de comunicación y ha comentado cómo se encuentran de cara al partido: “La semana ha ido bien, con algún contratiempo que hemos tenido, pero acostumbrados a lo largo de la temporada que siempre puede pasar algún pequeño problema de lesión. Estamos esperando a que se confirme, pero Kento está tocado y no sabemos si contaremos con él para el fin de semana. Cristian también ha sido padre, no pudo venir a entrenar, pero imagino que no habrá problema. La sanción de Jorge, Andrei está con la selección y Patrick entre algodones. Tenemos 48 horas, pero con todas esas pequeñas dudas, conformaremos un bloque porque el resto ha entrenado bien”.

El Huesca viajará para enfrentarse al Villarreal B, un equipo que está haciendo las cosas muy bien y está a siete puntos de la zona de promoción: “Es un grandísimo rival que está haciendo un gran año. La experiencia de los filiales en Segunda División es complicada por la adaptación a la categoría, y la manera en la que lo está haciendo es muy brillante. Tienen un entrenador con muchísima experiencia y que tiene claro cuál es su objetivo. Es capaz de adaptarse a los diferentes escenarios y piensa en los resultados. En el fútbol es muy importante el crecimiento de los jugadores, así como la competitividad, el saber adaptarte a todo tipo de partidos, saber competir en determinados minutos y, en eso, está siendo un equipo muy completo. No parece un filial, sino un equipo de Segunda División”, declaraba el técnico azulgrana.

«ESTAMOS MEJOR A DOMICILIO, PERO NO ES SUFICIENTE»

El jugar fuera de casa está siendo un dura tarea para los altoaragoneses. Solo han podido sumar tres puntos en una ocasión, y este domingo, intentarán llevarse la segunda victoria del año a domicilio: “Para mí sí que estamos mejor, no lo suficiente, Muchas veces depende de detalles puntuales. En sensaciones, sí que percibo que el equipo es otro respecto a la primera vuelta. Estamos cerca de ganar, pero no lo estamos consiguiendo. Si nos atenemos a muchos momentos fuera de casa, hemos estado dando esa sensación, de llevar bien los ritmos de partido. Falta lo más difícil que es ganar, encontrarnos cómodos en el campo, en todas las fases de balón, y a ver si eso nos acerca a ganar. No perdemos el ánimo en ningún momento y los resultados, aunque sean parecidos, la imagen y la actitud de los jugadores no es la misma”, comentaba Ziganda. 

“Los objetivos los tenemos muy claros: llegar lo antes posible a 50 puntos. Todavía queda trabajo por hacer y puntos para llegar ahí. Hay que centrarse en Villarreal y sacar los puntos. Además de eso, está la ambición y la profesionalidad de ser mejores, hacer más cosas, representar de la mejor manera al club y mejorar día a día. Eso igual no lo estamos haciendo de manera exponencial, pero sí poco a poco”, concluía.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR