En un año bisiesto la Tierra completa 366 rotaciones sobre su eje. Así lo aprendimos en la escuela, y sin embargo no es exactamente cierto. En realidad, la Tierra realiza, en un año bisiesto, una rotación más, la número 367. ¿Dónde está esa rotación perdida?

Si no encuentras la solución PULSA AQUÍ

Situémonos al borde de a una mesa más o menos redonda, en cuyo centro hay un puchero caliente. Si el puchero fuera el Sol, nosotros seríamos la Tierra.

Ahora completemos, como hace la Tierra, una traslación alrededor de la mesa sin dejar de mirar el puchero. Ocurrirá un hecho singular que suele pasar desapercibido:

Durante nuestra traslación, alrededor del puchero (el Sol) también vemos pasar ante nuestros ojos las cuatro paredes de la habitación, tal como la Tierra ve pasar, ante los suyos, las cuatro paredes del Universo. Eso significa que, al mismo tiempo que hace una traslación (a lo largo de un año), la Tierra también realiza una rotación sobre su eje. Es la rotación 367 de un año bisiesto.

Por supuesto, la número 367 no suma un nuevo día al calendario, pero añade un cambio de perspectiva sobre el movimiento de rotación de la Tierra.

LO MÁS VISTO