El proyecto Life Ceplafib, tras más de tres años de investigación, ha logrado ofrecerse como alternativa sostenible para dar solución al problema del plástico de “un solo uso”

El centro tecnológico Aitiip, junto con otros cinco socios de Eslovenia, Finlandia y Polonia, ha participado en el proyecto Ceplafib, en el que se ha desarrollado exitosamente un nuevo material compuesto a partir de plásticos reciclados posconsumo, reforzados con fibra de papel de periódico usado. Con este material se ha logrado lanzar una gama de productos sostenibles: envases, coberturas protectoras para tuberías, piezas de sujeción y protección para autocaravanas, paredes de insonorización o paneles decorativos para fachadas de edificios.

Cada año se genera alrededor de 275 millones de toneladas de residuos plásticos en todo el mundo. Tan solo se recicla el 9% y alrededor del 12% se incinera, mientras que el 79% restante se acumula en vertederos o se abandona en la naturaleza. Sin embargo, tanto el plástico como el papel de periódico son un valioso recurso para ser reaprovechado. En ese sentido, el proyecto Life Ceplafib, tras más de tres años de investigación en las que ha participado el centro tecnológico Aitiip, ha logrado ofrecerse como alternativa sostenible para dar solución al problema del plástico de “un solo uso” gracias al desarrollo de un nuevo material (plástico reciclado + fibra de papel de periódico usado).

De esta manera, Ceplafib propone a la economía circular como solución transversal al problema medioambiental de la contaminación ocasionada por este tipo de residuos, favoreciendo la sostenibilidad en toda la cadena de valor del plástico. Los dos nuevos compuestos comercializables desarrollados en el marco de Ceplafib (base de matriz de polipropileno o polietileno reciclado reforzada con fibras de papel de periódico usado) presentan altas propiedades mecánicas. Ofrecen un 40% más de resistencia, casi un 200% de mayor elasticidad y, además, aportan una ventaja económica general, ya que son entre un 25% y un 35% más baratos que los polímeros PP / PE vírgenes estándar y entre un 40% y un 50% más bajos que los compuestos de plástico-madera disponibles actualmente en el mercado.

Economía circular: una segunda vida para el plástico y papel de periódico

En la actualidad, la concienciación sobre la necesidad de recuperar materiales va en aumento, porque, poco a poco, se descubren más áreas de aplicación, siendo las poliolefinas particularmente atractivas en las líneas de reciclaje. El plástico reciclado es un valioso recurso para ser aprovechado, por lo que el reciclaje de residuos plásticos se convierte en factor determinante en el contexto de economía circular que propone Ceplafib. Tanto es así, que, además de la primera gama de prototipos fabricados, los socios del proyecto han probado exitosamente el material en otra línea de productos: cajas de almacenaje, calzadores para zapatos o juguetes para niños que un día fueron tarros de yogurt.

En el proyecto han participado centros tecnológicos, institutos públicos y empresas privadas de cuatro países europeos, entre los que se encuentra el centro tecnológico zaragozano Aitiip. Ceplafib está siendo coordinado por el centro tecnológico esloveno Tecos, al que se suman como socios la empresa de reciclaje de plástico Omaplast (Eslovenia), el fabricante de autocaravanas reconocido a nivel mundial Adria Mobil (Eslovenia), ITB (Polonia) y Ecopulp (Finlandia).

Programa LIFE

Ceplafib forma parte del Programa LIFE, el único instrumento financiero de la Unión Europea dedicado exclusivamente a objetivos medioambientales. El actual programa LIFE cubre el periodo 2014-2020 y tiene un presupuesto de 3.500 millones de euros. Apoya proyectos a pequeña escala, cuyo objetivo es compartir las mejores prácticas, probar tecnologías y acelerar la implementación de la legislación y la política de la UE pertinentes. Los colegisladores alcanzaron un acuerdo provisional para el nuevo programa LIFE para 2021-2027, que fue aprobado por la comisión ENVI el pasado 15 de enero de 2021. El acuerdo fija el presupuesto de LIFE en 5.432 millones de euros, de los que el 64% se destinará a acciones medioambientales.

LO MÁS VISTO