Desde Tradime muestran su desacuerdo por la “falta de desarrollo” de algunos de los puntos del escrito presentado por el CNTC

La Asociación Empresarial de Transportes Discrecionales de Mercancías de Aragón (Tradime) se reunió el pasado sábado, 11 de diciembre, en asamblea general y acordó no suscribir el paro propuesto por el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC). Tras otra negociación fallida con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana el pasado 9 de diciembre, el CNTC mantiene una convocatoria que afectará de lleno a las Navidades.

Desde Tradime Aragón muestran su desacuerdo por la “falta de desarrollo” de algunos de los puntos del escrito presentado por el Comité Nacional del Transporte por Carretera para justificar estos paros convocados. “La desvinculación de esta convocatoria es debida a que hay muchas de estas reivindicaciones de la patronal que atacan directamente a los pequeños transportistas, como es el caso de la retirada del sistema de módulos”, lamenta el presidente de Tradime, José Antonio Moliner.

Es por ello por lo que “habría que concretar muchos más temas. Por ejemplo, el incremento de ayudas por el abandono de actividad; tener en cuenta la edad de jubilación del transportista o las enfermedades profesionales, algo que nos ha preocupado mucho desde Tradime y así lo trasladamos en una reciente reunión con el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro”, prosigue Moliner.

Asimismo, desde Tradime también se solicita un plan de viabilidad fiscal y que haya una lucha real contra la competencia desleal.

El portavoz de Tradime sí que ha querido dejar patente algunos de los problemas que afectan a la profesión, como la imposibilidad de poder trasladar a la facturación el coste de subidas como las de los carburantes, la del precio de los neumáticos y la del aditivo anticontaminante.

Moliner también ha apuntado como principales causas de la degradación de la profesión la “proliferación” de «las falsas cooperativas y los camiones de Europa del este”, las pérdidas “inasumibles” que sufren los profesionales o los problemas de seguridad no resueltos en las áreas de servicio, “por lo que habría que hacer un plan de estas áreas de descanso para vehículos”, concluye Moliner.

NOTICIAS DESTACADAS