El 80% de ese presupuesto lo cubren los fondos europeos de recuperación

Un total de 50 millones de euros se invertirán en la modernización de los regadíos de Monzón y del Canal del Flumen, concretamente de los sectores diez y once. El 80% de ese presupuesto lo cubren los fondos europeos de recuperación, mientras que el 20% restante serán los regantes quienes lo pongan. El primero de los proyectos supondrá un total de diez millones de euros, mientras que el segundo asciende a los 40 millones. Ambos se enmarcan en la fase II del Plan de Transformación y Resiliencia en materia de regadíos en Aragón.

Ambas actuaciones están orientadas a la eficiencia energética e hídrica, a la modernización y a la consolidación de regadíos. Proyectos “muy interesantes, claramente alineados con la mejora medioambiental y la consolidación de la actividad agraria en el territorio”, ha afirmado el presidente de la Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras Agrarias, S.A (Seiasa), Francisco Rodríguez. Lo ha hecho en una reunión que ha mantenido este miércoles con los regantes del Canal del Flumen y Monzón, a la que también han asistido la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, y el consejero de Agricultura, Joaquín Olona.

El motivo de esta reunión ha sido analizar técnicamente los proyectos, los procesos administrativos, las partidas de presupuestos y generar los plazos. “Probablemente, en mayo se firmará el acuerdo para relación de actuaciones a ejecutar” en esta fase II, ha comentado Francisco Rodríguez, quien ha añadido que, a partir de junio, las comunidades de regantes tendrán que hacer su asamblea general para aprobar la actuación.

La reunión ha analizado los detalles técnicos de las actuaciones / Fotografía: Laura Trives

Será entonces cuando “firmaremos un convenio con cada una de ellas y ya podremos empezar los trámites ambientales de los proyectos y la licitación correspondiente”, ha señalado. Las obras han de estar acabadas antes del año 2026, así que “tenemos tiempo suficiente para hacer todos los trámites”, ha asegurado el presidente de Seiasa.

Cabe recordar que en la fase I se firmaron los convenios con los regantes de las comunidades de Bardenas y Molinar del Flumen, que cuentan con un presupuesto de 35 millones de euros. Si se suman los 50 millones de la fase dos, el total que Aragón recibe de los fondos europeos dedicados a la modernización de regadíos asciende a 85 millones de euros, lo cual supera el 10% del total nacional del Plan de Transformación y Resiliencia en esta materia.

Esto “es un balón de oxígeno enorme para nuestra política de modernización de regadíos”, ha asegurado Joaquín Olona. Precisamente esta mañana se ha aprobado una línea de subvenciones por valor total de 21,3 millones de euros para crear regadíos en zonas declaradas de interés nacional o general para el Gobierno autonómico, o en áreas que correspondan al Plan Estratégico del Bajo Ebro Aragonés.