En esta campaña los rendimientos medios de soja de primera siembra han sido de 5.500 kilos por hectárea

La apuesta por la producción de proteína vegetal es una exigencia europea, pero también empieza a ser una necesidad agraria debido al incremento del precio de los fertilizantes. Y ante esta situación, la soja en Aragón demuestra su potencial y sus posibilidades para la rotación con el cereal. En esta campaña se han cultivado 642 hectáreas. Una cifra que sitúa a la Comunidad Autónoma como líder a nivel nacional.

Datos que se desprenden del Dosier de Cultivos de Verano 2021 que Red Arax ha presentado esta mañana en rueda de prensa. “El crecimiento constante de la soja es muy positivo”, señaló el jefe de Cultivos Herbáceos de Centro de Transferencia Agroalimentaria CTA-Gobierno de Aragón, Miguel Gutiérrez. “No hay que olvidar que se trata de una leguminosa. No necesita fertilizante porque fija nitrógeno en el suelo y además deja la tierra preparada para siguientes cultivos”, ha matizado Gutiérrez.

En esta campaña los rendimientos medios de soja de primera siembra han sido de 5.500 kilos por hectárea y la de segunda ha alcanzado los 4.500 k/ha. “Hay que resaltar que este cultivo tiene mercado, su valor económico es importante y cada año se mejora los rendimientos gracias a los ensayos que las cooperativas y Red Arax realizan para conocer las variedades que mejor se adaptan o el manejo que hay que hacer”, ha apuntado el responsable de Innovación de Cooperativas Agroalimentarias de Aragón, Jesús Abadías.

Otro de los datos que se desprende del Dosier de Cultivos de Verano es el incremento de la superficie de maíz. En esta ocasión se han trabajado 93.734 hectáreas. Se trata de la cifra más alta de los últimos 20 años. “Este cultivo ha tenido un año espectacular por las producciones y por el precio. Es una de las mejores campañas que se recuerda”, ha puntualizado Miguel Gutiérrez.

El maíz representa el 65% de los cultivos extensivos de verano en el Valle del Ebro. Además, en esta campaña ha habido un repunte de las variedades destinadas a consumo humano.

Este año, y por primera vez, han incrementado a la par las hectáreas dedicadas a maíz y soja de segunda siembra. “Son datos muy interesantes que habrá que seguir analizando”, ha detallado en la rueda prensa el jefe de Cultivos Herbáceos del CTA Gobierno de Aragón. “El maíz es insustituible, pero no hay que olvidar que tiene una mayor exigencia hidráulica y el precio de los fertilizantes condiciona mucho”, ha adelantado Miguel Gutiérrez.

Gran campaña del arroz

A pesar del descenso de superficie, el arroz ha conseguido este año una de las producciones de la última década: 29.139 toneladas. Es decir, un 35% más que el año anterior. “Los agricultores que siguen apostando por este cultivo se han especializado tanto que les permite conseguir estas cifras de éxito”, ha apuntado Jesús Abadías. “El rendimiento medio ha sido de 7,42 toneladas por hectárea”, ha añadido.

El dosier presentado por Red Arax abarca otros cultivos de verano como el girasol. Con una superficie de 13.626 hectáreas se han obtenido 19.366 toneladas. Sin embargo, su presencia en los campos aragoneses está descendiendo.

En España se trabajan 135 hectáreas de trigo sarraceno. Un cultivo nuevo que la Cooperativa Agrícola de Barbastro ha empezado a explorar. De momento solo se dedican 22 hectáreas y la producción de este año ha sido de 74.000 kilos.

NOTICIAS DESTACADAS